Si estás intentando ganar musculatura o resistencia, es posible que algún foro de Internet te haya advertido sobre los perjuicios de masturbarse o mantener relaciones sexuales durante el entrenamiento. ¿Cuánto hay de verdad y de leyenda urbana en la abstinencia sexual de los deportistas?

Como explica PictureFit en uno de sus últimos vídeo de YouTube, la idea de la abstinencia gira en torno a la testosterona, la hormona androgénica que juega un papel crucial en el crecimiento de los músculos (tanto en hombres como en mujeres). Un nivel alto de testosterona permite maximizar la síntesis de proteína muscular, lo que nos lleva a ganar musculatura.

Advertisement

Advertisement

El gran mito que preocupa a los atletas es que la masturbación disminuye los niveles de testosterona, reduciendo la ganancia de musculatura. Pero no es el caso. Sí, algunos estudios demuestran que pasar varias semanas sin eyacular puede producir un ligero aumento de testosterona en la sangre, pero no existen pruebas de que esto sirva para hacer crecer el músculo.

Es más, el orgasmo no tiene efectos perjudiciales en el rendimiento deportivo más allá de elevar el ritmo cardíaco si entrenas justo después de una sesión de amor propio. La masturbación no produce cambios en los niveles de testosterona, y ese ligero aumento facilitado por la abstinencia sexual no es comparable a otros factores como la alimentación.

Nutrientes como el cinc pueden alterar los niveles de testosterona. El horario de los entrenamientos puede alterar los niveles de testosterona (por la noche caen hasta un 75%). Y, por supuesto, el ejercicio físico puede alterar los niveles de testosterona (los ejercicios de resistencia producen el mayor incremento). En definitiva, evitar la masturbación durante los entrenamientos no tiene mucho sentido... a menos que seas ese tipo de hombre que se siente desganado después de tocarse. [PictureFit]

Sponsored

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.