Si alguna vez has sentido ese nudo en el estómago que se forma cuando un avión de pasajeros sufre una turbulencia, imagínate que en vez de un enorme 727 estás a bordo de un helicóptero. Ahora añade alrededor una tormenta en mitad del Atlántico que no te deja ver y tendrás este vídeo.

Una imagen de una patrullera de la clase Tethis. Foto: Wikipedia.

La escena se ha grabado a bordo de un helicóptero Seahawk MH-60R de la Fuerza Aérea de Dinamarca. La aeronave forma parte de la dotación de una fragata ligera clase Thetis (también llamada Stanflex 3000). Se trata de un barco de vigilancia mucho más pequeño que un portaaviones o portahelicóperos. Sus 112 metros de largo se zarandean visiblemente en el vídeo, rodado en aguas del Atlántico Norte.

La pista de aterrizaje para el helicóptero apenas es más grande que el diámetro de las aspas. Por si fuera poco con el viento, y con el hecho de que la pista no se está quieta precisamente, el piloto apenas tiene visibilidad debido a la intensa lluvia. A pesar de todo, el piloto hace gala de una habilidad brutal. [YouTube via Likecool]