El cuerpo de la mujer cambia de manera drástica durante el embarazo. Son nueve meses en los que el feto irá ocupando cada vez más espacio dentro de ella, hasta llegar a un punto en el que arrincona una gran parte de sus órganos. A continuación encontrarás cómo se ve ese cambio por dentro.

Durante el primer trimestre del embarazo los cambios internos en el cuerpo de la mujer son mínimos. Es a partir del segundo trimestre que el vientre comienza a crecer notablemente, y la futura madre comienza a lucir con orgullo su embarazo y sentir las pataditas de su futuro hijo.

Advertisement

Sin embargo, a partir de la semana número 13 comienzan a complicarse las cosas para los órganos internos de la mujer. El feto está creciendo considerablemente y necesita mucho más espacio. Por más que el vientre de la mujer se expanda nunca será suficiente como para que la vejiga, el hígado, el estómago y otros órganos puedan mantener su tamaño normal.

Advertisement

El movimiento de los órganos es bastante drástico durante el embarazo, como podemos ver en este GIF animado (y acelerado) que resume las 40 semanas en las que el feto está dentro de la madre.

La imagen forma parte de una exhibición del Museo de Ciencia e Industria de Chicago, en los Estados Unidos, cuya intención es preparar a las mujeres que deseen ser madres a los cambios que vivirá su cuerpo durante el embarazo. Toda la información esta disponible en su página web, e incluso puedes experimentar de forma manual con un gráfico interactivo desde este enlace.

Advertisement

La presión que ejerce el feto sobre los órganos de la madre tienen como consecuencia que la mujer tenga que ir mucho más al baño a orinar (presión sobre la vejiga), que cada vez tenga que comer más (aunque asimila menos los alimentos) y, cómo no, dolores musculares por el peso que añade a su cuerpo ese bebé de unos 3 kilos al momento de finalizar el embarazo.

Dar a luz es un proceso maravilloso no solo porque nos permite traer un nuevo ser humano al mundo, sino porque demuestra cómo funciona a la perfección el cuerpo de la mujer para esta tarea. [Science Magazine / Museo de Ciencia de Chicago / vía Business Insider]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.