Aunque muchos no lo crean la realidad es que el mosquito es el animal más mortífero para el ser humano sobre la faz de la Tierra. Esto se debe a la cantidad de enfermedades que transmiten, desde la malaria al zika. Pero aunque la picada parezca un proceso sencillo, en realidad es mucho más complicado (y desagradable) de lo que imaginamos.

La picadura del mosquito consta en total de seis partes, o seis agujas, que se encargan de todo el proceso que va desde abrir paso a través de la piel hasta la que usan como sorbete o pajta para extraer la sangre.

Advertisement

Dos de estas seis agujas cuentan con una especie de “sierra” que hacen el trabajo de dientes y se abren paso a través de la piel, después otras dos agujas se encargan de separar los tejidos para permitir el flujo de la sangre a través de la “aguja principal”.

De las dos últimas agujas que se encuentran dentro del órgano encargado de alimentar al mosquito, una se encarga de inyectar saliva en la herida para que sus químicos se encarguen de mantener el flujo sanguíneo, y la última es la que el mosquito usa para extraer la sangre, como un vampiro usando una pajita.

El problema es que es en su saliva donde se encuentran todos los virus y parásitos que los mosquitos portan, además de que es esta la que nos ocasiona la típica picazón después de ser víctima de uno de estos seres . Los mosquitos necesitan nuestra sangre para poder poner sus larvas, pero debido a esto cada año mueren más de 700.000 personas por las enfermedades que transmiten. [vía Deep Look]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.


Click here to view this kinja-labs.com embed.