Ayer fue uno de los días más negros en la historia de EE.UU. Al menos 58 personas murieron y más de 500 resultaron heridas en Las Vegas. Desde una ventana del Mandalay Bay Resort, un tipo descargó en varias ocasiones un arma automática. ¿Cómo pudo conseguirla bajo las leyes actuales?

Según explican en Wired, quienes han contactado con varios expertos en armas, no hay una única respuesta, aunque sí parece claro que en Estados Unidos, si quieres un arma automática, la puedes conseguir de forma legal y, en caso negativo, hay todo un mundo de posibilidades para modificar las semiautomáticas.

Advertisement

En Estados Unidos la Segunda Enmienda a la Constitución recoge el derecho a poseer armas tanto en su interpretación medieval como en la moderna. De hecho, literalmente reza: “A well regulated militia being necessary to the security of a free State, the right of the People to keep and bear arms, shall not be infringed.”” (…. para la seguridad de un estado libre, el derecho del pueblo a tener y portar armas no será vulnerado).

En realidad la interpretación es mucho más compleja que el enunciado, y a los defensores y detractores de la posesión de armas se suman las leyes estatales, las cuales priman sobre las federales, y un sin fin de regulaciones y tipificaciones dependiendo del estado.

El tirador de Las Vegas

Si nos fijamos en el sonido de alguno de los muchos vídeos que recogían la tragedia de ayer, todo parece indicar que el hombre que cometió el atentado en Las Vegas no hizo uso del típico rifle semiautomático propiedad de millones de estadounidenses, sino de uno automático, o quizás de uno semiautomático que había sido previamente modificado.

Advertisement

De ser así, al tiroteó más mortal en la historia reciente del país se le sumaría otro apelativo siniestro: el del primer tiroteo en masa en décadas que se ha llevado a cabo con un arma capaz de disparar a velocidades automáticas (o casi automáticas) que se acercan a decenas de cargadores por minuto.

De ser así también, habría que preguntarse cómo pudo conseguir ese tipo de armas, dado que las leyes hacen, en teoría, que la adquisición de un arma de fuego completamente automática sea extremadamente difícil en Estados Unidos, si no imposible. Las respuestas son variadas.

Modificando un arma en automática

Un rifle AR-15. Wikimedia Commons

En primer lugar, existen exenciones en la prohibición automática de armas de hace 30 años, hecho que hace posible que un civil pueda tener una. Sin embargo, no hace falta llegar a esa argucia legal, las armas se pueden modificar, e Internet mismo ha amplificado la capacidad para hacerlo con cientos de vídeos (y millonarias visitas).

Según el experto John Sullivan, ingeniero jefe del grupo Defense Distributed, “convertir una semi en automática es muy, muy fácil. Al final del día, las ametralladoras son fáciles de hacer”.

Aunque la policía no ha desvelado qué clase de arma utilizó el tirador de Las Vegas, la manera en la que el asesino habría tenido acceso a una ametralladora o similar es amplia. Una de las teorías más “accesibles” según los expertos en armas es a través del uso de la llamada “Hellfire trigger”.

Advertisement

Se trata de una especie de manivela, un dispositivo simple que se atornilla al gatillo de una AR-15. El resultado, como vemos en el siguiente vídeo, permite que girando la manivela se puedan llevar a cabo ráfagas en cada rotación. De esta forma el tirador dispara fácilmente cientos de cargadores por minuto, en comparación con los aproximadamente 80 o 100 disparos que podrían realizarse sin la modificación.

Otro complemento muy fácil de conseguir que transforma un rifle semiautomático en uno prácticamente automático es el llamado “slide fire”. Se trata de un dispositivo que añade un mecanismo de resorte a la parte trasera del rifle, la que presiona sobre el hombro de un tirador, de modo que el arma rebota hacia adelante con cada detonación del cargador de munición.

Advertisement

En este caso, el tirador simplemente debe sostener su dedo sobre el gatillo, y ese efecto rebote sobre el hombre acciona el gatillo una y otra vez a una velocidad similar al fuego de una ametralladora. Veámoslo en vídeo:

Estas dos modificaciones hacen de una AR-15 o una Ak-47, a efectos prácticos, un arma automática. Sin embargo, no son ilegales. ¿Por qué? Como se suele decir, hecha la ley, hecha la trampa. Mientras que las armas automáticas están prohibidas en Estados Unidos desde 1986, las regulaciones tipifican que sólo consideran una pistola automática si existe un único tirón (apretar el gatillo de una vez) para que se produzca una ráfaga de disparos.

Advertisement

En el caso de Hellfire trigger no se cuenta como automática porque se acciona con una manivela. En el caso de slide fire pasa algo parecido, el “tirón” se produce a través del dispositivo y el impacto sobre el hombro.

Mecanismo del AK-47. Wikimedia Commons

Según explica John Sullivan a Wired, otra forma por la que cualquier usuario podría romper la ley de forma muy sencilla es añadiéndole el “auto sear” de las automáticas a un arma semiautomática. Se trata del pequeño componente adjunto al gatillo que permite el disparo de las ametralladoras. Según Sullivan, “son cuatro minutos de trabajo, y es excepcionalmente fácil de hacer”, además de ilegal, recuerda el experto. Con todo, en Internet podemos encontrar de forma muy sencilla cómo llevar a cabo la modificación.

Advertisement

Como decíamos al comienzo, también existe otra vía, en este caso legal, para tener un rifle automático en Estados Unidos. ¿Cómo? En el país subsisten cientos de miles de armas automáticas que se crearon antes de la prohibición de 1986 y que son propiedad de civiles actualmente. Un estadounidense podría comprar los derechos adquiridos de una de esas armas y tener su propia ametralladora legal en casa.

Así que, a falta de saber con detalle con qué arsenal contaba el tirador de Las Vegas, el hecho de que el país prohíba las armas automáticas no parece un gran impedimento para que cualquier ciudadano pueda poseer en su casa una de estas terribles armas devastadoras. [Wired, Wikipedia]