¿Cómo crear un videojuego inmersivo de verdad? Es la pregunta del millón. Lo que buscan responder cada día fabricantes de consolas, estudios de diseño, desarrolladores... Microsoft mostró en el CES su apuesta y, como idea, es realmente prometedora.

Se llama IllumiRoom y la idea consiste en unir una Kinect con un proyector para aumentar la experiencia de juego más allá del televisor. La Kinect mide la distribución y tamaño de la habitación y envía las imágenes ajustadas al proyector, de forma que el juego explosiona a toda la sala, en lugar de limitarse solo a la pantalla.

De momento es solo un concepto de investigación de Microsoft Research. De esos con pocas probabilidades de ver la luz pero, dado el interés que ha despertado, nunca se sabe. Lo presentó de la mano de Samsung, que de paso mostraba sus teles.

La propuesta es en realidad muy parecida a una patente que ha presentado Microsoft bajo el nombre de Immersive Display Experience. Quizás en Redmond estén más convencidos de lo que parece de su potencial.

Como se ve arriba, el resultado podría ser espectacular. Microsoft ha asegurado que el vídeo es una demostración real, nada de animaciones digitales superpuestas. Difícil de creer viendo el efecto de la nieve, por ejemplo, o el de los muebles vibrando. Por lo demás, suena prometedor. [Microsoft Research vía Kotaku]