Hoy en día se dice que la cámara no hace al fotógrafo. Lo mismo se podía decir en el Renacimiento sobre el artista y su material de pintura. Leonardo da Vinci no fue un pintor prolífico, pero sí uno de los dibujantes más brillantes de la historia. Y su fascinante trabajo se basa en unos ingredientes muy sencillos.

Leonardo aprendió a dibujar a punta de plata sobre una tablilla de madera. Primero pintaba la tabla de blanco con una mezcla de polvo de huesos y saliva. Cuando se secaba, podía dibujar en la madera y después borrar el resultado con el dedo. Para usar la punta de plata sobre papel, Leonardo preparaba una pasta con agua, pegamento, polvo de huesos, pigmento de plomo rojo y pigmento negro marfil (que se hacía carbonizando el marfil o el hueso de un animal). Luego untaba la pasta sobre el papel para poder dibujar sobre ella.

Advertisement

Por entonces, el papel se fabricaba a partir de los retales de la ropa. Se sumergían los trapos en agua para formar una pasta de algodón, ésta se recogía con un molde y a continuación se prensaba con un tamiz.

Para dibujar con tinta, da Vinci usaba pluma de ganso. La pluma se endurecía secándose en la arena y después se recortaba hasta más o menos el tamaño de un palmo. Se le daba forma a la punta con un corte diagonal y con otro pequeño corte en el interior para que pudiera fluir la tinta.

La tinta se hacía con gallaritas (las agallas que producen los robles por efecto de un parásito), goma arábiga (una sustancia que se extrae de la resina de algunas acacias) y sulfato de hierro.

Advertisement

Leonardo usaba la pluma para trazar las líneas más finas de sus dibujos anatómicos y para rematar muchos de sus dibujos. También usaba tiza negra natural, una roca rica en carbono, para realizar sus bocetos; y tiza roja natural, más blanda y rica en hierro, para hacer trazos de estilo libre. Sus acuarelas se hacían con goma arábiga y otros pigmentos. Para mezclarlas, Da Vinci usaba conchas con el interior blanco como paletas.

En este vídeo, el comisario del arte Alan Donnithorne fabrica y demuestra el ingenio de todas las herramientas utilizadas por da Vinci para sus dibujos. Es un trabajo de la Royal Collection para promocionar la exposición Leonardo da Vinci: Ten Drawings from the Royal Collection que estos días viaja por el Reino Unido e Irlanda. [vía Core77]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.