Desde hace poco sabemos que gran parte de las piedras de Stonehenge provienen de una cantera en las colinas Presili, en Gales. Ese yacimiento está a 225 kilómetros del popular monumento megalítico. ¿Cómo pudieron transportar sus constructores las enormes piedras que forman Stonehenge? Un grupo de arqueólogos cree que no era tan difícil después de todo.

El procedimiento que los investigadores del Colegio Universitario de Londres han probado consiste en fabricar un trineo rudimentario hecho a partir de un tronco de sicomoro. El trineo de desplaza sobre una hilera de troncos con la base plana dispuestos en el suelo.

Con este rudimentario método, un equipo de 10 arqueólogos ha logrado desplazar una piedra de una tonelada a una velocidad de 10 kilómetros por hora. El experimento ha tenido lugar en un parque público del centro de Londres. Por supuesto, las piedras de Stonehenge pesaban más, pero el método es perfectamente escalable y, para aumentar la velocidad, solo hacen falta más hombres.

El procedimiento no se lo han inventado de cero. Es una forma de mover grandes piedras que se conoce de civilizaciones antiguas como los Maram Naga en la India. La duda era si se utilizaban bueyes para tirar de las piedras, pero ni siquiera es necesario. Un equipo de hombres puede generar la tracción suficiente para llevar las piedras hasta su emplazamiento definitivo en unas pocas semanas. [BBC vía Telegraph]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.