El agua es un recurso limitado y costoso a bordo de la Estación Espacial Internacional. La razón de esto es que no hay espacio de almacenamiento suficiente y no hay un suministro continuo de agua, tendría que ser llevada a la ISS desde la Tierra con cohetes. Por eso la mejor solución es el reciclaje del agua a bordo de la estación, como nos explica el Comandante Chris Hadfield.

En la Estación Espacial Internacional, a cada miembro de la tripulación se le asignan aproximadamente dos litros de agua al día. Esto significa que la tripulación debe maximizar su porción de agua mediante la recolección, purificación y reutilización de las aguas grises o residuales condensadas en el aire, el sudor y la orina.

Advertisement

El sistema de la ISS puede reciclar hasta 93 por ciento de los líquidos que recibe. En la Tierra, la destilación es un proceso simple a partir de agua hirviendo y enfriar el vapor de nuevo en agua pura. Pero sin gravedad, los contaminantes en el agua nunca se separan del vapor sin importar la cantidad de vapor que utilice. Así que el destilador gira para producir un campo de gravedad artificial mientras el agua hierve. De esta manera los contaminantes en la orina se concentran en las paredes del tambor del destilador y el vapor acumulado en medio se bombea a un filtro. [YouTube]