El último proyecto de Londres es una pequeña ciudad flotante. Tiene su propia playa, amarraderos para embarcaciones de recreo, oficinas y locales de ocio. Suena idílico, pero ha levantado una ola de protestas por parte de ciudadanos y grupos políticos de la capital inglesa.

La razón de estas críticas es que el alcalde de Londres, Boris Johnson, ha presentado la propuesta como una urbanización de viviendas de lujo para los Muelles de la Reina Victoria, una zona al este de Londres cuyos habitantes no pueden permitirse una vivienda de estas características. Los detractores del proyecto acusan a Boris de querer crear otro "gueto para niños ricos".

Desde el consistorio replican que el proyecto servirá para regenerar la zona de los muelles de la ciudad. La construcción de las viviendas correrá a cargo del consorcio Carillion Igloo Genesis, ganador del concurso de ideas para esta zona de Londres. La ciudad, de seis hectáreas, se asentará sobre un sistema de módulos flotantes anclados mediante pilares. Este tipo de construcciones son similares a las que pueden verse en ciudades con canales como Amsterdam. [vía Evening Standard]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)