China quiere demostrar su poder en todos los sentidos, y la conquista espacial no puede quedar fuera. Según medios gubernamentales, el país lanzará a finales de año la sonda Chang'e-3. Será la tercera que envíe a la Luna, pero la primera en aterrizar en el satélite. El objetivo: tomar imágenes e información para enviar una misión tripulada en 2020.

La Chang'e-3 aterrizará en la superficie Lunar con un sistema aún por detallar que frenará y estabilizará el aparato en su descenso hacia el satélite. La sonda, que según la agencia Xinhua ya está construida, comienza ahora la fase de preparativos para el lanzamiento.

Advertisement

China lanzó previamente dos sondas a la Luna, una en 2007, la Chang'e-1 y otra en 2010, la Chang'e-2. Su plan es lanzar dos más: una en 2015 y otra en 2017 (esta última regresará a la Tierra). El siguiente paso, aseguran medios gubernamentales, será enviar una misión tripulada al satélite en 2020.

El programa espacial chino es ambicioso, pero progresa muy lentamente. El paso más reciente que ha dado el país en este frente ha sido enviar a tres astronautas con éxito al espacio en el vuelo espacial Shenzhou 10. La nave se acopló con éxito a la estación espacial china Tiangong 1 y sus tres astronautas regresaron con éxito a la Tierra el pasado 26 de junio.

La foto debajo, similar a la que organiza la NASA en el retorno de sus astronautas de alguna misión, deja claro las ambiciones de China de ponerse a la altura de EE.UU., Rusia o Japón en la carrera espacial. Va camino de conseguirlo. [vía Phys]

Fotos: Dragoninspace