Imagen: Steve Seipel / Michoud / NASA

Dos soldadores trabajan en el interior del gigantesco tanque de hidrógeno líquido de un Space Launch System de la NASA. Puede albergar 2 millones de litros de combustible y está diseñado para llevarnos a Marte.

En una misión tan importante, ni siquiera la tarea de tapar agujeros se deja al azar. Los trabajadores del Centro de Ensamblaje Michoud de Nueva Orleans aplican soldaduras por fricción-agitación para producir uniones de alta resistencia y prácticamente sin defectos.

Advertisement

Advertisement

Hicieron falta seis barriles de 7 metros de alto y dos tapas abovedadas para construir el depósito. En total mide 40 metros de alto y más de 8 metros de diámetro. Es el tanque principal de la primera fase del SLS. Es la primera fase de cohete más grande jamás construida. Es el cohete más potente de la historia.

Imagen: MSFC / NASA

El SLS inicia una nueva categoría de vehículos de lanzamiento de gran tonelaje, específicamente diseñados para las misiones de exploración espacial que van más allá de la órbita terrestre. Supera los 100 metros y tiene una capacidad de carga de 130.000 kilos. Su primer vuelo tendrá lugar en 2018. [NASA]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.