Ouya, la consola Android de 99 dólares que estará oficialmente a la venta el próximo 4 de junio, es casi tan interesante por dentro como por fuera. iFixit, expertos en destripar los últimos gadgets, analizarlos y contarnos cuán fáciles o difíciles son de reparar, ha probado ahora con la Ouya. ¿El resultado? La consola es tan abierta en software como en hardware. En una escala del 1 al 10, la Ouya obtiene un 9 en facilidad de reparación. No está nada mal.

La consola está compuesta entre otras piezas de dos módulos de SDRAM Samsung de 4GB y una CPU Nvidia con procesador Tegra 3. Lo curioso es que al ser un aparato tan pequeño y ligero, sus creadores tuvieron que añadir 5 pesos de metal para mantener su estabilidad. Los puedes ver por aquí, y también en el "destripe" que ha hecho iFixit paso a paso.

Advertisement

Han abierto además el mando y, aunque es fácil de reparar, avisan que los joysticks están soldados a la placa por lo que si uno se rompe, sería necesario reemplazar el equipo entero. Imposible tenerlo todo. [iFixit]