Un grupo de investigadores ha analizado cómo funciona la censura de Weibo, el Twitter chino, y los resultados son brutales. Calculan que puede haber hasta 4.200 censores trabajando en turnos de 8 horas para filtrar los más de 70.000 mensajes por minuto que publican los usuarios de Weibo. Los mensajes se eliminan poco después de su publicación, casi en tiempo real. Los que contienen palabras como "rebeldes Sirios", "mentiras del gobierno", "abuso policial" o "sexo en grupo", desparecen al instante. El estudio, llevado a cabo por investigadores de varias universidades, se ha publicado en este completo informe (PDF).

Weibo nació hace solo 3 años y ya cuenta con más de 300 millones de usuarios en China. Es exactamente igual que Twitter: se pueden escribir 140 caracteres, hay @usernames, sigues y te siguen... Es de sobra conocido que el gobierno chino aplica una fuerte censura sobre el servicio. ¿Cómo lo hace?

Advertisement

Cinco investigadores siguieron a 3.500 usuarios durante 15 días para entender cómo funciona el sistema de censura. En total, un 12% de los mensajes que esos 3.500 usuarios publicaron fueron eliminados.

El sistema los borra escasos minutos después de haber sido publicados. Si el texto lo ha eliminado un usuario, aparece la alerta "este mensaje no existe". Pero si ha sido eliminado por un censor, aparece "permiso denegado". Así empezaron a rastrear.

Advertisement

Según los datos publicados en el informe, el 30% de los mensajes eliminados se borran en menos de un minuto después de la publicación. Y calculan que el gobierno Chino podrían emplear hasta 4.200 personas en turnos de 8 horas para filtrar toda la información diaria.

Por supuesto, utilizan tecnologías para automatizar todo esto, por lo que son solo estimaciones, la cifra de censores tal vez sea menor. Los investigadores aseguran que China utiliza tecnologías para detectar palabras clave, o técnicas como seguir muy de cerca a algunos miles de usuarios conflictivos, aquellos con mayor historial de mensajes censurados. Increíble. [MIT Technology Review]

Foto: AP