El proyecto OpenStreetMap nació en 2004 con la intención de convertirse en una alternativa abierta, libre y editable a otras soluciones propietarias de mapas presentes en la red, como Google Map. La información se recopila y mantiene gracias a las aportaciones voluntarias de los usuarios y como cualquier proyecto colaborativo empezó con una base de datos de carreteras y ciudades bastante limitada.

Diez años más tarde, sin embargo, OpenStreetMap no tiene nada que envidiar a las soluciones de mapas más avanzadas. Martijn van Exel, un desarrollador de Salt Lake City, ha creado una herramienta para visualizar los cambios de OpenStreetMap desde 2007 hasta la actualidad y el resultado es sorprendente.

En 2007 sólo algunos rincones de Europa tenían información útil para conductores y faltaban muchas de las carreteras secundarias. Hoy prácticamente están todas las vías útiles, con información de peajes. España es, de hecho, uno de los territorios donde mejor se puede apreciar la gran evolución. [vía Hacker News]