Si aún no has echado un vistazo a este vídeo de la salida de la Luna filmado en Nueva Zelanda, tienes que verlo. No es un time lapse, ni está manipulado, lo filmó en tiempo real hace tres días Mark Gee, que había intentando muchas veces sin éxito conseguir un resultado parecido. La Luna se ve enorme, brillante y fascinante, justo detrás de las siluetas que contemplan el espectáculo. ¿Cómo lo hizo? Para lograrlo, hay dos puntos clave: la situación de la cámara y la distancia focal del objetivo.

El propio Mark Gee lo explica a continuación:

"Filmé este vídeo a 2,1 kilómetros de distancia del punto donde se reunía la gente para ver la salida de la Luna. Es algo que he querido grabar desde hace mucho tiempo, para lo que he hecho mucha planificación e intentos fallidos. Finalmente, la noche del 28 de enero de 2013, todo funcionó y pude grabarlo.

Advertisement

El vídeo no está manipulado en absoluto, está tal cual como salió de la tarjeta de memoria. Técnicamente ha sido todo un reto conseguir el resultado final. Está grabado con una Canon ID MkIV en modo vídeo, con un teleobjetivo Canon EF 500mm f/4L y un multiplicador Canon 2x extender II, lo que me dio un equivalente de longitud focal de 1300 mm".

Justo son esos 2,1 kilómetros de distancia y el objetivo de longitud focal de 1300 mm lo que permite a Gee lograr que la Luna parezca tan gigante en comparación con los objetos en primer término. A mayor longitud focal, mayor es el efecto por el cual el objeto al fondo (la Luna en este caso) se agranda respecto a los objetos delante. Por aquí podéis ver una sencilla prueba que lo explica con botellas de agua.

Ahora ya sabes, siéntate, relájate, dale al "HD on", auriculares, pantalla completa, y a disfrutar. [Mark Gee via Gizmodo]