Extracto de una ilustración de 1923 que mostraba cómo sería Estados Unidos en el futuro (Science and Invention / Archivos Novak).

Cuando el mundo se está convirtiendo en un completo caos es muy difícil ser optimistas e imaginar cómo será la vida en el futuro. Pero creo que he llegado a un punto en el que imaginar esos mundos fantásticos del mañana es lo único que puede aliviar el estrés de vivir en el mundo actual. Esta ilustración de 1923, por ejemplo, muestra un lugar en el que me encantaría vivir.

Ilustración de 1923 que mostraba cómo sería Estados Unidos en el futuro (Science and Invention / Archivos Novak).

Escaneé esta imagen de la edición de octubre de 1923 de la revista Science and Invention, publicada por el pionero de la ciencia-ficción Hugo Gernsback (1884-1967). Esta revista le ofrecía a los estadounidenses en la década de 1920 un adelanto de cómo podría ser el futuro. Aunque en Science and Invention solo se publicaban una o dos historias de ciencia-ficción en cada edición, estas ilustraciones visionarias eran publicadas junto a las noticias de tecnología de vanguardia, avances científicos y predicciones de cómo serían utilizados estos avances en el futuro.

Advertisement

Advertisement

Esta visión futurista en particular fue ilustrada por Louis Bierdermann (1874-1957) y estaba inspirada en las ciudades europeas. Gernsback, un ciudadano estadounidense originario de Luxemburgo, tomó muchas ideas de cómo podía ser una ciudad futurista de algunas metrópolis y regiones de Europa, y las fusionó al mejor estilo de Nueva York.

Extracto de una ilustración de 1923 que mostraba cómo sería Estados Unidos en el futuro (Science and Invention / Archivos Novak).

Hay rascacielos enormes y puentes peatonales amplios que los conectan. La cima de estos edificios no está llena de avances tecnológicos y futuristas, sino que son utilizados para actividades humanas y orgánicas, incluyendo jardines, recintos musicales, salas de juego y teatros al aire libre. Gernsback solía representar utopías tecnológicas en sus trabajos que, de algún modo, incluían un lado más humano para darle más habitabilidad a su visión del futuro.

La ilustración incluso muestra una iglesia y una escuela al aire libre sobre los rascacielos, representando espacios públicos en espacios que normalmente son privados. Esta puede resultar muy extraña para la mayoría de nosotros, quienes vivimos en una era llena de codicia y malicia. El texto que acompaña la imagen, escrito por Gernsback, específicamente menciona que se inspiró en Europa.

Extracto de una ilustración de 1923 que mostraba cómo sería Estados Unidos en el futuro (Science and Invention / Archivos Novak).

De la edición de octubre de 1923 de la revista Science and Invention:

En Europa las personas no pasan hasta una hora cada día viajando hacia sus trabajos. Normalmente viven cerca de ellos y a veces incluso directamente sobre ellos. La ilustración muestra una ciudad estadounidense del futuro en la que se acabó la necesidad de viajar cada día, como tantos de nosotros lo hacemos. Eso supone una pérdida de tiempo increíble, significa gastar dinero en transporte y muchos inconvenientes. En el futuro, las ciudades estarán distribuidas en edificios gigantescos que ocuparán manzanas completas, como lo vemos en la imagen anterior.

En ellos encontraremos parques, restaurantes e incluso pistas de aterrizaje para aviones, todo esto sobre los apartamentos en los que vivirán las personas. El nivel superior de cada edificio se conectará con otro mediante puentes. Las ventajas de este plan urbano son tantas que es sorprendente que hasta ahora nadie lo haya intentado. En Nueva York existen algunos jardines en los tejados de ciertos edificios en los que incluso crecen árboles, pero más allá de eso no.

El diseño del coche volador proviene de la portada de la edición de mayo de 1923 de la misma revista, Science and Invention:

Extracto de la portada de la edición de mayo de 1923 de la revista Science and Invention, mostrando cómo sería el coche volador en 1973 (Science and Invention / Archivo Novak).

Con todas las noticias recientes de coches voladores, ¿por qué nadie puede hacer uno que luzca tan genial como este? Supongo que por la misma razón que tampoco tenemos ciudades como las de esta ilustración: Estados Unidos ni siquiera ha descubierto cómo darle a su gente algunas necesidades básicas como las medidas de control de armas o un programa de atención médica universal.

Advertisement

Advertisement

Por ahora solo nos queda seguir soñando.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.