París, Moscú, Milán, Kuala Lumpur, Pekín... Las principales capitales del mundo celebraron ayer la Hora de la Tierra, un evento en el que se apagan las luces de los principales monumentos. Sus fotos son un recordatorio de hasta qué punto dependemos de la electricidad.

La Hora de la Tierra se vine celebrando desde 2007 a iniciativa de la fundación World Wide Fund for Nature (WWF). Su objetivo es concienciarnos sobre el excesivo consumo de energía y como su generación afecta al planeta. Este año se han sumado a la iniciativa 187 territorios que han apagado más de 3.000 monumentos y lugares emblemáticos.

Foto: AP Images

El objetivo del evento no es ahorrar energía (el consumo de estos monumentos durante una hora no va a cambiar nada) sino llamar la atención sobre nuestra dependencia de la electricidad y concienciar a la gente para que no abuse de un recurso que, como todos los de nuestro planeta, no es infinito. Las fotos, desde luego, son espectaculares.

Foto: AP Images
Foto: AP Images
Foto: AP Images
Foto: AP Images
Foto: AP Images
Foto: AP Images
Foto: AP Images
Foto: AP Images
Foto: AP Images
Foto: AP Images
Foto: AP Images