En 2018, México tendrá el aeropuerto más sostenible del mundo. Mientras tanto, Turquía apuesta por el tamaño con la construcción del nuevo aeropuerto de Estambul. El edificio sustituirá al actual aeropuerto de Ataturk, que ya es uno de los más transitados. Su terminal principal es sencillamente colosal, con una superficie de un millón de metros cuadrados bajo un mismo techo.

Por ponerlo en perspectiva, la terminal es casi el doble que la del nuevo aeropuerto de México, que ya es muy grande. El proyecto ha sido adjudicado al estudio de arquitectos Grimsah, y está previsto que la primera fase de las obras termine en 2018.

Advertisement

Cuando esté completo, en 2019, el nuevo aeropuerto será capaz de mantener un tráfico de 150 millones de pasajeros al año. El edificio se ha proyectado a 35 kilómetros a las afueras de la populosa Estambul, frente a la costa del Mar Negro. [Grimshaw Architects vía Archdaily]

Fotos: Grimshaw Architects

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)