Me horrorizaba la idea de probar un nueva aplicación de correo electrónico, pero esta era lo suficientemente novedosa como para darle una oportunidad. Astro mezcla tecnología de aprendizaje automático con la cercanía de un bot conversacional para tratar de poner algo de orden en tu bandeja de entrada.

Si te pareces un poco a mí, tu buzón de Gmail será una suerte de newsletters que nunca lees, ofertas que nunca aprovechas, notificaciones que nunca filtras y mensajes que ves demasiado tarde. Astro tiene su propio asistente virtual para ayudarte con cosas como cancelar esas molestas suscripciones a listas de correo o archivar emails de más de 30 días de antigüedad.

El Astrobot también sirve como una guía de la propia aplicación y para crear recordatorios. En una ventana de chat, el bot puede revelar a quién pertenece una determinada dirección de correo electrónico o tirar una moneda virtual al aire para tomar decisiones importantes. Por supuesto, también aprovecha su procesador de lenguaje natural para responder a tonterías como “qué debería comer hoy”, “cuenta un chiste” y “abre una galleta de la fortuna” (no sería un bot conversacional si no pudieras preguntarle tonterías). Astrobot también es, hasta cierto punto, un bot proactivo: si has contactado con alguien frecuentemente, te preguntará si quieres añadirlo a tu lista VIP.

Advertisement

Como muchos otros clientes de correo —incluido el de Gmail—, Astro divide tu bandeja de entrada en dos, “Prioritarios” y “Otros”, e intenta entender con el paso del tiempo cuáles son los correos que realmente te interesan. Más allá de la inteligencia artificial subyacente, cuenta con opciones avanzadas como posponer un email, añadirle tracking o programarlo para que se envíe más tarde. Esta semana han añadido también integración con Slack, para que puedas buscar de manera unificada una conversación que no te acuerdas si tuviste por correo o por Slack, o para recibir directamente en Slack las notificaciones de email importantes.

Ahora las limitaciones: por ahora, Astro solo funciona en inglés con direcciones de Gmail o de Office 365, así que no vas a poder probarla fuera de los ecosistemas de Google o de Microsoft. Está disponible para macOS, iOS, Android y Alexa, para que puedas pedirle a tu altavoz o tu nevera inteligente que recite tus emails mientras haces cosas más importantes.