Cuando astrónomos aficionados descubrieron en el 2012 una gigantesca nube de hasta 250 metros de altura sobre la superficie de Marte, no daban crédito a lo que vieron. Ahora, un grupo de astrónomos profesionales han investigado el fenómeno y confirman que, efectivamente, es tan masivo como misterioso.

Un grupo internacional de científicos y astrónomos de EE.UU. y Europa, liderados por Agustín Sanchez-Lavega, de la Universidad del País Vasco, en España, han publicado ahora en la revista Nature el resultado detallado de su investigación. Astrónomos aficionados avistaron por primera vez la nube en dos ocasiones en marzo y abril de 2012. Se trataba de una enorme masa brillante ascendiendo hasta 250 kilómetros de altitud, algo que jamás se había visto hasta entonces en Marte. Otros fenómenos en Marte, como auroras o nubes, solo se habían avistado hasta una altura de casi 130 kilómetros, no más.

En ese primer avistamiento, la nube continuó expandiéndose durante varios días, llegando a medir un área de 1.000 x 500 kilómetros. Es decir, un tamaño similar al de un país entero como España. Cambiaba de forma muy rápidamente y desapareció a los 11 días. Ninguna sonda ni nave espacial logró captar fotos del fenómeno, por lo que astrónomos internacionales comenzaron a revisar imágenes captadas por el telescopio Hubble entre 1995 y 1999, además de fotos tomadas por aficionados. Entre esas imágenes se avistó de nuevo este fenómeno en diversas ocasiones, aunque solo con nubes de hasta 100 kilómetros de altitud. Sin embargo, una imagen de mayo de 1997 reveló otra nube gigantesca como la captada en 2012.

Advertisement

Tras analizar todas las imágenes disponibles, los científicos aseguran no saber todavía qué causa el fenómeno. En su informe publicado ahora en Nature barajan dos teorías principales. "Una idea que hemos debatido es que el fenómeno lo cause una nube de agua-hielo, de dióxido de carbono-hielo o partículas de polvo", explica Agustín Sanchez-Lavega. Sin embargo, esto requeriría reescribir lo que conocemos de la atmósfera de Marte ya que, en teoría, las nubes no se podrían formar a semejantes alturas de 250 kilómetros.

La otra hipótesis que barajan es que la nube captada pueda tener relación con un aurora provocada por la luz solar. En otras ocasiones se han avistado auroras en el hemisferio Sur de Marte, aunque no con semejantes efectos, pero es una posibilidad. Hablaríamos de una aurora unas 1.000 veces más brillante que las de la Tierra. Sin embargo, es también una explicación difícil de encajar, ya que el campo magnético de Marte en principio no permitiría este tipo de formaciones. Los astrónomos tampoco descartan que se trate de un géiser, en lugar de una nube. De momento, no hay una respuesta.

Advertisement

Se necesitará más tiempo de investigación y más imágenes para saber a ciencia cierta qué causa estas enormes nubes en Marte. Un fenómeno espacial más a añadir a la lista de misterios por resolver. [Nature vía ESA y New Scientist]

Fotos: UPV/ESA

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)