El agujero negro de masa intermedia fue encontrado en una nube de gas similar a esta. (Imagen: X-Ray: NASA/CXC/PSU/L.)

La ciencia-ficción no existe para hacer películas sobre cosas que ya conocemos, sino que explora el lado desconocido de la física, la astronomía, biología y la química, basándose en aquellos misterios que permiten crear historias interesantes y creíbles. Eso es lo que hace que los agujeros negros sean algo tan popular: dado que la luz no puede escapar de ellos, es posible que sean una especie de portal espacio-temporal.

¿Pero quién necesita ficción cuando ya existen misterios increíbles en el mundo real?

Un grupo de astrónomos e investigadores japoneses ha encontrado evidencia de un nuevo tipo de agujero negro, uno con una masa que se encuentra en un punto medio entre la de un agujero negro con masa similar a la de una estrella y un agujero negro supermasivo, de esos que se encuentran en el centro de las galaxias. El hecho de que hasta ahora no habíamos encontrado uno de estos “agujeros de masa intermedia” es algo muy extraño.

Advertisement

“Es como si en todo este tiempo hubiésemos estado caminando en el mundo y solo veíamos bebés recién nacido y adultos ancianos”, dijo a Gizmodo Grant Tremblay, astrofísico del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian, quien no está involucrado con el estudio. “Hasta ahora es como si nunca hemos visto adolescentes o adultos jóvenes”.

Existen pocos tipos de agujeros negros, nuestras observaciones han encontrado suficiente evidencia como para que los científicos concluyan que eso que han visto son . Algunos tienen una masa similar a una estrella de gran tamaño, como esas observadas por los sistemas de detección de ondas grativatorias. Por otro lado, existen agujeros negros enormes como el que se encuentra en Sagitario A*, la fuente de radio brillante con una masa de cuatro millones de veces la del Sol en el centro de nuestra galaxia. Pero dado que nunca se había observado un agujero negro de tamaño mediano, los científicos no saben cómo se pudo formar uno tan grande como Sagitario A*.

“Aunque se han propuesto muchos candidatos [para ser considerados como agujeros negros de masa intermedia], ninguno ha sido aceptado de forma definitiva”, afirman los investigadores en el estudio que han publicado en Nature Astronomy. Pero ahora creen haber encontrado uno.

Advertisement

“En el estudio sugerimos que un agujero negro de masa intermedia podría encontrarse en la nube molecular CO-0.40-0.22, algo que pudimos determinar basándonos en la cinemática de los gases”, comentó Tomaharu Oka a Gizmodo, autor del estudio e investigador de la Universidad de Keio en Japón. “La detección de una fuente de radio continua, CO-0.40-0.22*, cerca del centro de CO-0.40-0.22 confirma lo que sugerimos.”

Observaciones telescópicas de la fuente brillante en CO-0.40-0.22 (Imagen: Oka).

En otras palabras, los científicos encontraron una nube muy densa cerca del centro de la Vía Láctea, llamada CO-0.40-0.22 . Al mirar detalladamente utilizando el complejo de telescopios avanzados ALMA en Chile, cerca de la nube de gas, encontraron un objeto con menos brillo que Sag*. Esa clase de mancha podría ser muchas cosas, pero esta en específico no cuenta con señales infrarrojas que puedan indicar que se trata de un grupo de estrellas, o una galaxia, brillando detrás de la nube.

Descartando las otras opciones, los investigadores llegaron a la conclusión de que se trataba de un agujero negro con unas 100.000 veces la masa del Sol.

Otros han encontrado fuentes similares en el pasado, pero ninguna ofrecía tanta evidencia como para anunciar el hallazgo definitivo. Tremblay cree que el análisis del equipo japonés es convincente, pero todavía hay un gran camino por delante antes de confirmar el hallazgo. “No van a decir todavía que han confirmado la presencia de un agujero negro de masa intermedia”, nos comenta. Otros astrónomos todavía necesitan observarlo y analizar cómo varía con el paso del tiempo (un agujero de luz puede destellar), y necesitan comprobar cómo se mueve la nube de gas a su alrededor. “Tenemos un candidato prometedor que será estudiado en el futuro, porque así funciona la astronomía”, dijo Tremblay.

El equipo japonés sabe que apenas están comenzando. “Hemos detectado varios candidatos de agujeros negros”, menciona Oka. “Algunos de ellos parecen ser bastante grandes”.

¿Y cómo se siente con todo esto? Oka dice: “Estoy muy emocionado y me siento feliz.”