La semana pasada os hablamos por aquí de por qué BlackBerry se equivoca al afirmar que las tabletas morirán en 5 años. Y ofrecíamos, entre otros, un ejemplo: Asus. Hoy la compañía taiwanesa ha anunciado un salto en sus beneficio neto del 21% en le primer trimestre respecto al año anterior. ¿El principal motivo? Exacto, la venta de tabletas.

A pesar del desplome del mercado de PC, Asus ha logrado cerrar el séptimo trimestre consecutivo de crecimiento en dobles dígitos de su beneficio, algo de lo que pocos fabricantes pueden presumir. ¿La clave? Su transformación hacia las tabletas Android y Windows 8, de las cuáles ha vendido en total 3 millones de unidades en los tres primeros meses, pero también hacia todo tipo de ordenadores híbridos y convertibles.

Advertisement

Su alianza con Google para producir el Nexus 7 ha dado lugar a una de las tabletas de 7 pulgadas más populares del año pasado y es muy posible que veamos una segunda versión renovada en breve. Su apuesta por el Fonepad, un tabletófono de 7 pulgadas muy similar al Nexus, solo que con capacidad para llamadas, es otro intento en el mismo camino.

Asus ha empujado también su transición hacia nuevos equipos con Windows con el VivoTab o el TransformerPad, pero también con productos híbridos como el Padfone 2, que tiene un buen número de fans. Por supuesto, a medida que el mercado de tabletas vaya madurando, los precios irán cayendo y será cada vez más difícil que las tabletas sean un negocio tan bueno. Es ley de vida. Pero, como comentábamos por aquí, ahí es justo cuando la innovación y el riesgo para lanzar nuevos productos tendrá que venir al rescate. [Asus]