Han pasado varios años desde que pausé el anime en mi vida. Sencillamente no encontraba nada nuevo que disfrutara y me animara a regresar, a tal punto que ni siquiera quería ver algo que me recomendaran. Por fin he visto Ataque a los Titanes, y me hizo recordar por qué el anime puede ser tan glorioso (y macabro).

Porque no me malinterpreten, he disfrutado (y mucho) el anime. Mis favoritos son los oscuros pero desde hace años no encontraba nada que llamara mi atención, nada que pudiera posicionar a la par de Boogiepop Phantom o Neon Genesis Evangelion, entre otros (y esos son de mis favoritos). Intenté ver Dragon Ball Super y aunque me entretuvo, no he visto más de dos episodios.

Advertisement

Pero Ataque a los Titanes tiene todo lo que me encanta en un anime. Su nombre original es “Shingeki no Kyojin” y personalmente lo llamo “el Juego de Tronos del anime moderno”. La razón es sencilla, su creador (Hajime Isayama) no lo piensa dos veces antes de matar a un personaje. Cualquiera. Y tampoco escatima al momento de hacerlo de una forma cruel y muy gráfica.

El final del primer episodio bastó para dejarme atrapado, y la cosa no hace más que mejorar. Por mucho tiempo creí que este sería el típico animé cliché en el que el protagonista es un niñato molesto que aunque tiene todo el aspecto de un “perdedor”, termina siendo el héroe de la historia y salvando al mundo. Estaba equivocado.

Advertisement

Pero, ¿de qué trata Ataque a los Titanes? Basado en el manga que lleva el mismo nombre, cuenta la historia de cómo la humanidad está a punto de extinguirse debido a que una serie de seres gigantescos y misteriosos está arrasando con ellos. Estos “titanes” no tienen ni siquiera algún tipo de emoción en sus rostros, sus expresiones son muertas, incluso cuando devoran a un humano sin misericordia ni ningún tipo de escrúpulos.

La humanidad por ello se ha encerrado detrás de una serie de muros gigantescos para mantener fuera de la última región que habitan a los titanes, hasta que aparece uno más grande que este muro y todo comienza de nuevo.

Los titanes son demasiado macabros, incluso para mi gusto.

La humanidad cuenta con su ejército de soldados entrenados para matar a estos titanes, pero no es tarea fácil, dado que no tienen muchos puntos débiles. Aquí comienza la historia de los tres protagonistas, dos chicos y una chica, quienes después de que su pueblo fuera azotado por estas perturbadoras criaturas, se unen a la lucha en su contra, balanceándose entre las paredes de la ciudad con espadas en las manos como si fueran clones de Spider-Man entrenados en las artes de los samurái.

Y entre ellos, no hay nadie mejor que Mikasa. Y punto.

Lo que más me gusta de Ataque a los Titanes no son sus personajes (ni siquiera Mikasa), ni tampoco los momentos divertidos o ni siquiera la acción que tiene (y vaya que tiene); no, lo que más disfruto de la serie es su base, cómo plantea un mundo tan oscuro y depravado en el que unos seres que nadie sabe de dónde salieron están acabando con la humanidad por el simple hecho de asesinarnos. Comernos. Eliminarnos de la faz de la Tierra.

Y todo es triste, niños sueñan con salir de esas paredes y conocer algo que han escuchado que se llama “océano” en donde el agua es salada. Y todos mueren, como si se tratase de un anime inspirado en Juego de Tronos. Nadie se salva. NADIE. Cuidado con encariñarte mucho con un personaje que podría perecer en menos de dos segundos y sin previo aviso.

Dos palabras definen Ataque a los Titanes: tensión y masacre.

El anime no es perfecto, tiene sus momentos flojos y quizás cuenta con demasiadas escenas de recuerdos, flashbacks e introspección, las cuales por momentos nos hacen olvidarnos de las cosas horribles que están sucediendo, pero en general es una gran obra que me ha hecho recordar lo que siempre he defendido: dejemos de decir que el anime es para niños, porque eso no es cierto; es una forma de contar historias como cualquier otra, y pueden ser tan oscuras y perturbadoras como cualquier película o novela.

Advertisement

Apenas llevo poco más de la mitad de Ataque a los Titanes y necesito más, tanto así que también le daré una oportunidad a su manga. Estoy seguro que no va a decepcionarme.

Si buscas un buen anime, oscuro, macabro y con giros drásticos e inesperados de la historia, esta es mi recomendación. Y no, la película de Ataque a los Titanes no está a la altura del anime.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)