Imagen: Wikimedia Commons

Para muchos de los pasajeros que se subieron al vuelo de AirAsia el pasado domingo, la experiencia fue de las más aterradoras que han tenido en su vida. El avión cayó durante unos minutos, aunque ese no fue el principal problema. Los auxiliares de vuelo entraron en pánico.

Ocurrió con el vuelo QA535 que partía de Perth (Australia) y se dirigía a Bali (Indonesia). Tras el despegue y cuando el aparato estaba en velocidad de crucero, el avión cayó casi nueve mil metros en unos nueve minutos. Un problema de presurización en la cabina provocó que cayeran las máscaras de oxígeno del techo junto a los evidentes anuncios de emergencia de la tripulación. ¿El problema? Que los auxiliares estaban lejos de estar calmados.

Advertisement

Por suerte, el avión pudo regresar a Perth sin ningún problema. A su llegada comenzaron las quejas de los pasajeros. Según contaba Clare Askew, “el pánico se intensificó debido al comportamiento del personal de la aerolínea, quienes gritaban y se les veía llorando y conmocionados”.

Otro pasajero comentaba que “los auxiliares se pusieron histéricos. Realmente ni hubo pánico real antes de su actitud. Entonces todos entramos en pánico”. De hecho, hay algunos vídeos circulando en la red donde se puede apreciar la tensión vivida y el caos producido:

Muchos de los pasajeros creyeron que iban a morir. Algunos llegaron a enviar mensajes desesperados a sus familias para despedirse, otros se agarraban entre ellos creyendo que el vuelo estaba sentenciado. Por cierto, AirAsia se ha disculpado públicamente con un comunicado. La aerolínea pide disculpas “a los pasajeros por cualquier inconveniente causado”. [Scmp]