Si descubrir que muchos tenían plumas cambió la manera en que imaginamos a los dinosaurios, prepárate para las conclusiones de este nuevo estudio. Los paleontólogos han encontrado pruebas de que los dinosaurios sabían bailar, y lo hacían para cortejar a sus parejas y aterrorizar a sus rivales.

Es la conclusión a la que ha llegado un equipo de investigadores de la Universidad de Colorado en Denver. Capitaneados por el paleontólogo y doctor en geología Martin G. Lockley, los científicos han presentado en la revista Nature una extensa colección de pruebas físicas —principalmente arañazos en la piedra— que indican que los dinosaurios tenían ceremonias de cortejo similares a las de sus parientes actuales, las aves.

Advertisement

Advertisement

Los mismos rasguños aparecen en tres lugares distintos: dos en el estado de Colorado y otro en Dakota. Estos lugares reciben la denominación de lek, que hace referencia a un ruedo o “arena” donde los dinosaurios se reunían para encontrar pareja. El tamaño y la profundidad de las huellas sugiere que fueron hechas por los terópodos, el gran grupo de dinosaurios bípedos al que pertenecieron el tiranosaurio y los velociraptores.

Algunas huellas son tan profundas como una bañera

La teoría de las ceremonias de cortejo de los dinosaurios no es ni mucho menos una novedad, pero ésta es la primera vez que se corrobora con evidencias científicas. El parecido de los pájaros actuales con sus gigantescos antepasados está más que establecido: además de bailar, los dinosaurios hacían sus propios nidos. Los paleontólogos también vinculan con las aves los casos de dimorfismo: como pasa con algunas especies de aves, existían diferencias en la morfología de algunos dinosaurios hembra respecto al macho de su especie, quizá también por razones de cortejo. [Nature]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)