Las baterías que duran más y cargan más rápido son el "santo grial" más buscado de la investigación en electrónica. Un equipo de la Universidad de Alberta, en Canadá, ha dado un paso importante en esta dirección mediante una operación sencilla en apariencia: construir uno de los electrodos con nantotubos de carbono.

El proceso se conoce como fluorización inducida, y consiste en recubrir el cátodo con nanotubos de carbono. Las baterías convencionales de iones de litio suelen utilizar carbono en el ánodo. Revestir el otro electrodo de este material no se había conseguido hasta ahora, y permite aumentar la potencia de la batería entre cinco y ocho veces. Su fabricación es sencilla y no implica unos costes adicionales desorbitados.

Advertisement

Según el líder del proyecto, el investigador Xinwei Cui, el avance permite fabricar baterías de iones de litio de alta densidad que cargan más rápido y duran más que las actuales. Lo bueno de esta tecnología es que, de hecho, se halla en una fase de desarrollo bastante madura.

Cui lleva tres años trabajando en el proyecto y confía en poder desarrollar prototipos comercializables a finales de este mismo año. El investigador, de hecho, planea realizar tres: uno capaz de cargar mucho más rápido, otro de alta capacidad, y un tercero para dispositivos que necesiten más voltaje. Queda por ver si finalmente este es el avance que terminaremos viendo en nuestros dispositivos, o se queda en el archivador como las decenas y decenas de investigaciones anteriores. Crucemos los dedos. [vía Phys]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)