Si te has asomado a Internet durante las últimas horas es muy probable que lo hayas visto: Beyonce ha estrenado un nuevo vídeo y single en exclusiva en Tidal, el nuevo servicio de streaming de música creado por su marido, Jay Z, y otros "grandes" de la música. Una nueva prueba de que aún no entienden, o no quieren entender, Internet.

Tidal se presentó hace unos días en una surrealista rueda de prensa de la mano de Jay-Z, Beyonce, Daft Punk, Madonna y otros artistas. Es, básicamente, un competidor de Spotify pero creado por y para músicos, eso dicen. Quieren "re-establecer el valor de la música", proteger la "sostenibilidad de la industria musical". Es decir, luchar contra la piratería. Eso está muy bien. El problema es su idea de cómo hacerlo: Tidal.

Como ya probamos por aquí, Tidal es un servicio que, no solo no aporta nada nuevo, sino que además es bastante más caro que su principal rival, Spotify. Uno de sus supuestas ventajas, el acceso a contenido exclusivo, es la mejor definición de cómo muchos artistas siguen sin entender Internet.

Beyonce acaba de hacer la prueba. El sábado estrenó un nuevo vídeo y single en Tidal, "Die With You". Jay Z y Beyonce cumplían 7 años casados y querían celebrarlo con una canción. Pero os ahorramos los detalles rosa. El caso es que Jay Z lo filmó y lo subieron a Tidal, una muestra de ese contenido exclusivo, de esa oferta de valor. Algo así como decir: "Veis, merece la pena pagar 20 dólares al mes. Aquí tenéis algo que nadie tiene. Nuestro vídeo y canción en exclusiva". O no. A los pocos minutos de colgarse en Tidal, el vídeo ya corría a sus anchas en YouTube en abierto y en todo en Internet. Un ejemplo debajo:

Como señalan en Quartz, sí, al poco tiempo muchos de esos vídeos ya no estaban disponibles por violaciones de copyright. Pero da igual. Un par de búsquedas y bam, otra copia lista en YouTube. O Vimeo. O Tumblr. O Soundcloud (todos servicios legales). Ya era suficiente. El 99% de los usuarios de Internet no necesitaban más. Y desde luego no pagar 20 dólares al mes por verlo unos minutos antes.

Advertisement

En plena era del streaming musical y de Spotify, a los artistazos mejor pagados de la industria no solo se les ocurre lanzar algo caro e insuficiente, sino además exclusivo. Vallado. Con muros bien altos. Muros que en Internet se saltan en un par de clics. En lugar de optar por justo todo lo contrario, por tarifas lo más bajas posible, apertura el máximo, llegar a cuanta más gente y dispositivos mejor... no, deciden apostar por el camino contrario. Jay-Z, Cold Play, Madonna y todos sus amigos volverán a hacer pronto lo mismo, lanzar en Tidal algo en exclusiva, y la jugada se volverá a repetir. Así hasta el infinito. Así hasta que se den cuenta que no funciona o Tidal eche el cierre.

Lo opción de tarifas bajas, apertura máxima o amplia disponibilidad desde el primer minuto del lanzamiento de una canción, una serie o una película en absoluto es sinónimo de éxito. Ni la única salida. Tal vez no sea tampoco la adecuada. Pero lo que desde luego está claro es que el problema de la piratería no se puede solucionar con precios altos, mal contenido, accesos restringidos y leyes regresivas. Es justo el primer paso para animar a todo el mundo a piratear.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)