¿Puede una obra de arte ser, en su diseño y ejecución, tan perfecta que nos haga ver a Dios? Esa es la premisa de la que parte The Brain Hack, un increíble corto británico de ciencia-ficción que explora las relaciones entre Dios, las matemáticas, la neurociencia y la informática.

Como toda buena ciencia-ficción, la premisa del corto arranca con una que se mueve en la fina línea que divide la incredulidad del "Y sin embargo...". Un informático, analizando los patrones simétricos que el cerebro entiende de manera natural como bellos, encuentra una relación con las obras arte del medievo, el cinquecento italiano y las experiencias de algunas personas que han estado al borde de la muerte. En todas ellas, se afirma "haber visto a Dios".

¿Sería posible, entonces, crear un patrón invariable que bajo ciertas condiciones permitiese repetir la experiencia una y otra vez? Eso es lo que explora The Brain Hack. El final es de órdago. [Via The Brain Hack]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)