Foto: Blablacar

El titular del Juzgado de lo Mercantil nº 2 de Madrid acaba de dictar una sentencia histórica para el futuro de la economía colaborativa. Blablacar, la popular aplicación para compartir coche con otros usuarios no supone ninguna competencia desleal para el sector del autobús.

La sentencia pone punto y final a un juicio largo y agrio que se inició en 2015 cuando la patronal del sector del autobús en España (Confebus) demandó a Blablacar por competencia desleal. En opinión de Confebus, la web estaba desempeñando un servicio de transporte sin contar con los debidos permisos. La compañía de origen francés se defendía explicando que lo único que hacen es facilitar a particulares el compartir vehículo y los gastos de un viaje.

Advertisement

Advertisement

Al final, el juez ha dado la razón a Blablacar, eximiendo a la compañía de todos los cargos, de pagar las costas del juicio y permitiéndola operar con normalidad. La sentencia también echa por tierra uno de los principales argumentos esgrimidos por Confebus: el ánimo de lucro. El juez especifica que Blablacar no fija precios y que los casos de uso fraudulento son excepcionales. Los costes de viaje que Blablacar estima son siempre recomendados, y se calculan en función del consumo de carburante y el kilometraje.

El único punto en el que el magistrado no ha querido pronunciarse es el de la cuestión fiscal. El juez estima que la cuantía y tipo de impuestos que Blablacar debe pagar es una decisión que corresponde a la administración tributaria. Para terminar, la sentencia advierte que el hecho de que una práctica sea nueva y no esté aún regulada no implica que sea ilegal. Aparte de una buena noticia para los que usan Blablacar a diario, la decisión es positiva para el futuro de otras iniciativas de economía colaborativa. [vía El Confidencial]