Blizzard es conocida por ser excesivamente poco tolerante con los tramposos (como debe ser) y en el caso de Overwatch parece estar dispuesta a llevar las cosas hasta el extremo. Tras la oleada masiva de baneos de por vida a jugadores aprovechando glitches del juego, quiere ir a juicio.

Como informan en TorrentFreak, el objetivo de las iras de los abogados de Blizzard es Bossland, una empresa conocida por crear programas trampas para varios juegos, entre ellos franquicias de la compañía como World of Warcraft y Heroes of the Storm.

Advertisement

Advertisement

¿Qué hace la herramienta de Bossland? Se llama Watchover Tyrant y aunque ellos argumentan que se trata de una herramienta para “aumentar” el rendimiento en el juego la realidad es que acaba sirviendo para hacer, básicamente, trampa. Aquí hay una captura de la misma:

Algunas de las herramientas (como el contador de FPS) ya vienen incluidas en el juego pero otras resultan polémicas: la “hitbox” (el área real de impacto de un personaje), el nombre del jugador, la salud, la distancia o donde están los enemigos en el mapa.

Blizzard argumenta que las herramientas de Bossland “causan un daño irreparable y masivo a Blizzard” violando su copyright y términos servicio además de causar, potencialmente, que sus jugadores dejen de jugar a Overwatch (o no comprarlo para empezar), haciéndolo con pleno conocimiento de causa y de ilegalidad.

Cualquiera podría pensar que, ante un ejemplo tan obvio, Blizzard lo tiene fácil en los tribunales pero la realidad es que la compañía ya ha perdido contra empresas similares en el pasado y el CEO de Bossland, Zwetan Letschew argumenta que al tratase de países distintos (Alemania y Estados Unidos) la legislación no aplica. [vía Kotaku]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.