Darse el sí, quiero por Skype o Google+ Hangouts se está convirtiendo en una práctica cada vez más extendida entre algunas comunidades de inmigrantes en EE.UU. Un reportaje de The New York Times explica este increíble fenómeno que allí ya empieza a conocerse como proxy marriages, o matrimonios de sustitución. Los suelen llevar a cabo parejas asiáticas de Pakistán, India o Bangladesh. A un lado de la pantalla, un miembro de la pareja; al otro, a miles de kilómetros de distancia, el otro. La ceremonia queda sellada en unos minutos. Una tendencia al alza que está causando numerosos problemas legales.

El número de bodas online en EE.UU. parece haberse disparado por dos motivos: coste y rapidez. No hace falta viajar varias veces entre ambos países durante el cortejo, ni tampoco en la ceremonia. Muchas de estas parejas solo se han visto en persona una vez, y con suerte.

Advertisement

El problema son los aspectos legales. Como explica el NYT, en teoría uno de los motivos por lo que las bodas se realizan cara a cara, delante de un cura, un imán o un juez, es para asegurarse que es una unión libre, no forzada. Esto es imposible confirmarlo en ceremonias selladas a través de Internet. Y surge otra duda: ¿deben tener plena legalidad este tipo de uniones? Merece la pena leer el reportaje al completo. [NYT]

Foto: hartphotography / Shutterstock