El soldado Bradley Manning, de 25 años, fue condenado ayer a 35 años de cárcel por su filtración a Wikileaks de documentos secretos diplomáticos y militares. Ahora Manning, a través de su abogado, ha enviado una carta al presidente de EE.UU., Barack Obama pidiendo perdón y la revisión de la condena. Es una carta tan desgarradora como frustrante.

La carta la leyó ayer el abogado de Manning, David Coombs, justo después de conocer la sentencia de 35 años de cárcel para el soldado. AP la ha publicado al completo, la puedes leer aquí en inglés, o debajo traducida en sus fragmentos clave:

La decisión que tomé en 2010 la hice por preocupación por mi país y el mundo en el que vivimos. Desde los trágicos eventos del 11S, nuestro país ha estado en guerra. Hemos estado en guerra con un enemigo que escoge no enfrentarse con nosotros en el terreno tradicional de batalla y, debido a ello, hemos tenido que alterar los métodos para combatir los riesgos que suponen para nosotros y nuestra forma de vida.

Inicialmente estaba de acuerdo con estos métodos y escogí ser voluntario para defender a mi país. No fue hasta que estuve en Irak leyendo informes militares secretos cada día que comencé a cuestionar la moralidad de lo que estábamos haciendo. En este tiempo me di cuenta que en nuestros esfuerzos para contrarrestar el riesgo que supone nuestro enemigo, hemos olvidado nuestra humanidad. Escogimos conscientemente devaluar la vida humana tanto en Irak como en Afganistán. Cuando combatimos a esos que percibimos como nuestros enemigos, a veces asesinamos a civiles inocentes. Siempre que asesinamos civiles inocentes, en lugar de aceptar la responsabilidad por nuestra conducta, escogimos escondernos detrás del velo de la seguridad nacional y la información clasificada para evitar cualquier responsabilidad pública.

En nuestro esfuerzo por asesinar al enemigo, debatimos internamente la definición de tortura. Mantuvimos presas a personas en Guantánamo durante años sin proceso alguno. Inexplicablemente volvimos la vista ante torturas y ejecuciones del gobierno Iraquí. Y nos tragamos otros interminables actos en el nombre de la guerra contra el terror. [...]

Comprendo que mis actos violaron la ley; me arrepiento si mis acciones hicieron daño a alguien o perjudicaron a EE.UU. Nunca fue mi intención herir a nadie. Solo quería ayudar a la gente. Cuando escogí filtrar información clasificada, lo hice por amor a mi país y un sentido de deber hacia los demás.

Si niega mi petición de perdón, cumpliré mi condena sabiendo que a veces tienes que pagar un precio muy alto para vivir en una sociedad libre. Pagaré este precio encantado si eso significa que podremos tener un país concebido por completo en libertad y dedicado a la idea de que todos los hombres y mujeres son creados en igualdad.

[AP - Foto: AP]