Sofía, capital de Bulgaria. Imagen: RossHelen

La Asamblea Nacional de Bulgaria acaba de aprobar una serie de enmiendas a la Ley de Gobierno Electrónico que requiere que todas las piezas de software desarrolladas para la administración pública sean de código abierto y se almacenen en un repositorio público. Un aplauso para Bulgaria.

“No quiere decir que todo el país se vaya a mudar a Linux y LibreOffice ni que el gobierno vaya a exigir a Microsoft y a Oracle el código fuente de sus productos”, aclara Bozhidar Bozhanov, experto en software libre y asesor del primer ministro búlgaro. Las soluciones existentes o los programas que el gobierno tenga ya licenciados no se verán afectados por la ley.

Advertisement

Advertisement

Cualquier programa específico que se escriba a partir de ahora para el gobierno de Bulgaria tendrá que ser open source y accesible para todo el mundo. “Después de todo es [software] pagado con dinero de los contribuyentes y ellos deberían poder verlo y beneficiarse de él”, añade Bozhanov.

¿Por qué importa? Con la administración informatizada, los gobiernos necesitan adquirir constantemente nuevos programas, tanto genéricos como específicos. Las malas prácticas habituales en cualquier país llevan a utilizar software de mala calidad, a depender de los proveedores o del abandonware y, en consecuencia, a encontrarse con graves fallos de seguridad.

La modificación de la ley es un paso importante para reducir algunos de estos problemas. Abrir el código fuente de estos programas atraerá muchas miradas expertas que ayudarán a detectar las malas prácticas de seguridad del gobierno y a mantener los programas actualizados. [Bozhidar Bozhanov]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.