Los vídeos se componen de fotogramas, y cada fotograma es una única imagen fija. Este vídeo no es una excepción, solo que lleva eso de la única imagen un poco más lejos. Cada una de las escenas que lo componen está realizada mediante postproducción a partir de una única fotografía cedida por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

En otras palabras, que todo el movimiento que percibís es obra de un largo y arduo trabajo separando distintas partes de cada imagen mediante Photoshop, y luego animándolas a diferentes velocidades mediante Adobe After Effects. El resultado es un efecto de paralaje que sus creadores llaman 2,5D. En algunas fotos quizá sea más aparente, pero hay otras donde cuesta de verdad distinguir que lo que estamos viendo es animación por ordenador, no una escena de vídeo en slow motion tomada del natural.

Advertisement

El vídeo tiene ya su tiempo, pero ha vuelto a la palestra porque sus creadores del estudio Make Productions han creado un nuevo vídeo donde explican con más detalle cómo han elaborado el primero. Os lo dejamos a continuación. [The Creators Project]