Grabar cachorros de tigres es extremadamente complicado porque las madres tienden a ser muy protectoras y las crías rara vez dejan su guarida. Es tan complicado, de hecho, que hasta ahora no teníamos ningún vídeo de cachorros de tigre en estado salvaje. La BBC ha conseguido las primeras imágenes de una forma curiosa, usando elefantes como "cámaras".

Al parecer los elefantes son los únicos que pueden acercarse a los cachorros sin espantar a las crías o enfadar a la madre. Los tigres no los consideran peligrosos ni una fuente de comida. El cachorro del vídeo, grabado mientras jugaba fuera de su guarida, tiene apenas 10 días de edad.