Lo llaman la Sala de la Lluvia (The Rain Room) y es la nueva instalación que el grupo artístico conocido como rAndom Internacional ha creado en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMa). La Sala de la Lluvia es un espacio en permanente penumbra que ocupa casi 100 metros cuadrados y donde se simula un intenso aguacero con una particularidad, el agua esquiva a los que caminan bajo ella.

El equipo de rAndom ha tardado tres años en desarrollar el proyecto que juega con la sorpresa y la curiosidad de los asistentes a la exposición. En el techo de la sala de la lluvia, un sistema de canalizaciones vuelca miles de litros de agua que son reabsorbidos por el suelo de rejilla.

Cualquiera que caminase bajo esta tormenta quedaría completamente empapado en condiciones normales, pero no es así gracias a una batería de sensores en el techo que detectan el movimiento de los visitantes y desvían la lluvia en tiempo real

rAndom no ha sido muy explícito a la hora de explicar cómo funciona este sistema, pero lo cierto es que lo hace extremadamente bien por mucho que las personas bajo la lluvia se muevan más rápido o más lento. La sala de la lluvia estará expuesta en el MoMa hasta el 28 de julio. Sobre si estamos ante arte o mero espectáculo ya lo dejamos a vuestra opinión [rAndom en el MoMa]