La llegada de las Sony RX100 cambio muchas cosas en el decreciente sector de las cámaras compactas. Canon no quiere quedarse atrás, y por eso acaba de anunciar el próximo lanzamiento de la Canon G1X Mark II, una cámara de apuntar y disparar pensada para el fotografo entusiasta que también quiere calidad en sus fotos más casuales.

La G1X Mark II saldrá a la venta en abril a un precio de 800 dólares. Para entender qué tipo de cámara es hay que compararla con su más inmediato rival, la Sony RX100 Mark II, que cuesta alrededor de 750 dólares.

Advertisement

Ambas cámaras son las abanderadas de esa nueva tendencia a integrar sensores de buen tamaño y ópticas de calidad en las compactas. En muchos sentidos, ambas rivalizan con las cámaras sin espejo en formato micro cuatro tercios, pero sin los objetivos intercambiables.

La Canon G1X II disfruta de un sensor CMOS de 1,5 pulgadas (18,7 x 14 mm) y 12,8 megapíxeles. Son menos megapíxeles que la G1X original y muchos menos que los 20,2 de la RX100 II, pero el tamaño del sensor es mucho mayor que el de la RX100 (13,2 x 8,8 mm), y más grande incluso que el estándar de las Micro Cuatro Tercios (18 x 13,5 mm). En otras palabras, tenemos píxeles más grandes para fotos mucho más luminosas.

Advertisement

En lo que a óptica se refiere, la Canon G1X no tiene objetivos intercambiables, pero su grupo, equivalente a un 24-120 mm con f/2-3.9, es más que suficiente para un uso lúdico. La RX100 II, en comparación, tiene un 28-100 mm con f/1.8-4.9 algo menos luminoso a tope de zoom, y más limitado por arriba y por abajo.

La Canon G1X apuesta por la sencillez en los controles. No tiene visor electrónico, pero su pantalla táctil capacitiva y basculante de 3 pulgadas debería bastar. También cuenta con WiFi y NFC. La gran duda es si podrá batir a las Sony RX-100 en velocidad. Su sensor es mucho mejor, pero también es una cámara un poco más grande en el bolsillo.