Puede que estemos familiarizados con el kung-fu desde los años 70 gracias al trabajo de Bruce Lee y David Carradine, pero en el arte marcial chino hay una belleza tan abstracta que podríamos cambiar a la persona por una representación visual de sus movimientos y seguir apreciándolo como arte.

El artista digital Tobias Gremmler lo consigue de manera impecable con este nuevo proyecto para una exhibición de kung-fu en Hong Kong. El vídeo, encargado por la Asociación Internacional de Guoshu, visualiza con fluidos y tejidos en 3D cada puñetazo, patada y bloqueo que realizan dos practicantes de carne y hueso: los maestros Wong Yiu Kau y Li Shek Lin.

En las distintas animaciones, los movimientos del kung-fu se van “tejiendo” con cada secuencia para generar unas esculturas complejas y llenas de curvas. El resultado es espectacular. “Las visualizaciones del movimiento se vienen creando desde los tiempos pre-digitales con la luz, la fotografía o el vestuario”, explica Gremmler. “Visualizar lo invisible es siempre fascinante”. [Tobias Gremmler vía Colossal]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.