BMW se ha pasado años promocionando muchos de sus coches con el slogan: “¿te gusta conducir?”. La compañía trata de evocar el placer de conducir en idílicas rutas con autopistas rectas. Nosotros vamos a presentar lo opuesto a la fantasía de la compañía. Una lista de algunas de las rutas más peligrosas.

Es verdad que conducir puede ser un placer, de hecho lo es en determinados momentos y circunstancias fuera de la rutina diaria para ir a trabajar (muchas veces con grandes atascos). Pero conducir, además de un placer, puede ser peligroso. Y no sólo porque puedes chocar con otro vehículo, sino porque existen carreteras peligrosas.

Advertisement

Junto a las carreteras, es posible que fuera de tu país tengan otras reglas para la conducción, otro estilo al volante, otras señales o incluso otra dirección, caso del Reino Unido entre otros. Esta es una lista de esas carreteras que con el tiempo se han hecho famosas por una u otra razón como pistas con las que hay que tener mucho cuidado. Empezamos:

Atlantic Ocean (Noruega)

Getty

Empezamos con una curiosidad. Atlantic Ocean es considerada una de las mejores carreteras del mundo. No sólo está bien construida y mantenida, sino que es uno de los grandes reclamos de la zona como atracción turísticas (incluso para anuncios promocionales).

Getty

El problema es que la carretera fue construida a través de una serie de pequeñas islas para comunicar comunidades remotas, y mientras que tiene el beneficio de exponer a los conductores a paisajes increíbles, también los expone a la furia del mar de Noruega. En una carretera de corre cerca del nivel del mar a lo largo de parte de la ruta, es común que sea inundada con agua cuando hay mal tiempo.

Luxor-Hurgada (Egipto)

Getty

Se trata de dos centros turísticos en Egipto, ambos conectados por 480 kilómetros de carretera llamada Luxor-al-Hurghada. ¿Cuál es el problema? Además de la falta total de instalaciones como estaciones de servicio, hay un gran número de grupos violentos y terroristas que han sembrado el terror en los últimos años con secuestros y robos.

Advertisement

Advertisement

Por si esto fuera poco, cuando llega la noche y debido al miedo muchos conductores se mueven a grandes velocidades con las luces apagadas, situación que ha resultado en grandes accidentes.

Skippers Canyon (Nueva Zelanda)

Getty

En Nueva Zelanda se encuentra esta otra “joya” a la que hay que pedir un permiso especial al gobierno. Se trata de una carretera sin pavimentar que serpentea en muchas de sus zonas.

Getty

Un paisaje increíble y bello, pero igualmente peligroso y extremadamente estrecho, tanto, que muchas veces pareciera que es de una sola dirección, con el peligro que supone que aparezca otro coche en dirección contraria.

Avenida de la Commonwealth (Filipinas)

Wikimedia Commons

En Ciudad Quezón se encuentra una autopista de varios carriles que atraviesa el corazón de la ciudad. La Avenida de la Commonwealth es probablemente una carretera normal y corriente de cualquier ciudad… si no fuera porque no cuenta con semáforos, letreros, señales o límites de velocidad aluno. Consecuencia: una inmensa carretera que en algunos tramos puede llegar a ser de hasta 18 carriles y que suele contar con una media de cinco accidentes diarios.

Advertisement

Por tanto y aunque lo parezca, si vas de viaje a la zona, la Avenida de la Commonwealth no es la forma más fácil de llegar de A a B.

Eyre Highway (Australia)

Getty

Descrita como la carretera más larga y solitaria del planeta, en su amplitud encontramos la verdadera amenaza. Con 1.660 kilómetros de carretera que conectan el sur con el norte de Australia, Eyre (conocida también como Slaughter Alley) está en buenas condiciones, es prácticamente recta y no tiene apenas precipitaciones.

Getty

¿El problema? El aburrimiento y el cansancio. Sin tráfico ni giros al volante, después de conducir horas al volante uno puede no darse cuenta del cruce de un canguro o del paso de un tren de carretera cada ciertos kilómetros. Eso sin contar con hacer la ruta por la noche con la posibilidad de entrar en un estado de relajación extrema.

Dalton Highway (Alaska)

Getty

La autopista James Dalton en Alaska ocupa 666 kilómetros de carretera, de los cuales, el 75% está sin asfaltar. Realmente y pensándolo bien, no debería llamarse carretera. El enorme tramo pasa por varios lagos congelados y toma dirección al norte a través de la tundra ártica.

Getty

Para hacernos una idea de la zona, por el camino puedes encontrarte hasta tres ciudades cuya población censada apenas llega a las 50 personas. Por si fuera poco, es común encontrarse a los camiones durante la ruta. Camiones + nieve + lago y carreteras congeladas y tú en tu coche (presuntamente alquilado).

Camino a los Yungas (Bolivia)

Getty

También conocida por muchos como “camino de la muerte”, estamos ante una de esas carreteras que suelen copar la lista de las más peligrosas del planeta. Construido en la década de 1930 por prisioneros de guerra que cortaron un camino en el lado de una montaña, la mayor parte de ella sigue sin pavimentar y carece de seguridad a los lados. Para darle más emoción, la mayor parte de la carretera es lo bastante ancha como para un solo vehículo.

Getty

El tramo une La Paz y la región de Los Yungas además de ser una de las únicas rutas que conectan la selva amazónica del norte con Paceña. Un detalle “sin importancia”, la carretera se encuentra a 4.500 metros de altura sobre el nivel del mar y cuenta con una longitud de 80 kilómetros. Un consejo: trata de no mirar la pendiente del increíble acantilado que te acompaña durante el trayecto.

Sichuan-Tibet Highway (China)

AP

Abierta en 1954, la carretera conecta el suroeste de China con el Tíbet. El camino está en gran parte sin pavimentar y atraviesa varios pasos de montaña en su camino. Esto significa pasar horas atrapado entre conductores y a una altitud de 5.000 metros.

AP

La carretera se extiende por más de 2.140 kilómetros donde se combinan pendientes escalofriantes con el mal tiempo imperante en la zona y el barro.

Fairy Meadows (Pakistán)

Esta carretera engaña. Uno puede empezar la ruta de 16 kilómetros en un vehículo grande y robusto, pero cuando se está acercando al final se hace tan estrecha que debemos abandonar el vehículo y finalizar caminando.

Advertisement

Advertisement

La carretera es la ruta de acceso para cualquiera que planea escalar Nanga Parbat, la segunda montaña más alta de Pakistán, por lo que la mayoría de los viajeros no se sentirán perturbados por la altura, ni por la caminata que comentaba. Pero aún así, el camino está repleto de descensos sin quitamiedos de seguridad. Un auténtico peligro.

Zoji La Pass (India)

Wikimedia Commons

Terminamos con una carretera que, al igual que el Camino a los Yungas, es de película de miedo. Un camino de tierra sin quitamiedos donde debemos sortear el frecuente ganado que transita el tramo sin descuidar el tremendo acantilado a un lado. 9 kilómetros de emoción para corazones fuertes.