Imagen de Beijing y el problema de la polución. Wikimedia Commons

Se calcula que Beijing tiene alrededor de 25 millones de personas viviendo en las áreas metropolitanas. Además, la ciudad se enfrenta a otro gran problema: la polución. ¿Cómo combatir el crecimiento exagerado de una ciudad que no puede dar más de sí? Construyendo otra ciudad totalmente nueva en las afueras.

Ese es a grandes rasgos el plan del gobierno chino. Un esfuerzo que tratará de combatir, no sólo el crecimiento de gente en la ciudad, sino también la congestión del tráfico y la contaminación asociada a ella.

Advertisement

El proyecto se llama Xiongan New Area, una nueva metrópolis construida a unos 60 kilómetros al sur de Beijing. De acuerdo a China Daily Beijing seguiría siendo la capital en funciones de China, pero la nueva ciudad se haría cargo de algunas de las funciones en áreas económicas que hasta ahora se han concentrado en Beijing.

La idea es que parte de la industria de Beijing y sus negocios se trasladen a Xiongan, y con ello parte de su población. Sin esa condensación de personas en Beijing, en teoría, la gente sería capaz de vivir más cerca de su trabajo, ofreciéndoles más opciones de transporte y reduciendo así la contaminación del aire.

Obviamente no se sabe con seguridad si el resultado será así de óptimo. Las ciudades planificadas no siempre funcionan como se idearon en los bocetos. Muchas de las metrópolis más grandes y vibrantes del mundo se crearon sin ningún tipo de planificación central, mientras otras meticulosamente planeadas pueden salir rematadamente mal, o simplemente sin alma alguna.

Tampoco es la primera vez de China se embarca en la creación de una gran ciudad nueva. Después de que Shenzhen fuese nombrada Zona Económica Especial en 1980, esta pasó de ser una ciudad de 300.000 personas a un importante centro financiero que ahora alberga casi 12 millones de personas. El tiempo dirá si la construcción de una nueva ciudad resuelve esa superpoblación y la polución existente. [MentalFloss]