No han existido muchas personas que puedan contar que derribaron más de una docena de aviones alemanes en un día durante la WW2. Menos aún que hayan derribado a dos de ellos sin un solo disparo. Y aún así, de existir varios, tan solo hubo un Chuck Yeager, el hombre que rompió la barrera del sonido. Esta fue su increíble historia.

Estamos por tanto ante una figura “legendaria” en Estados Unidos. Un héroe de guerra y hombre récord, historia bélica de la que irremediablemente se han escrito libros, tiene su propia película, The Right Stuff, e incluso cuenta con un mítico (y también legendario) videojuego, Chuck Yeager´s Air Combat. Y es que con una carrera de más de 60 años como piloto (hoy retirado), Yeager ha “volado” por gran parte de los principales conflictos y tensiones que se vivieron durante el siglo pasado, aunque sin duda será recordado (no sin polémica) como el primer hombre en romper la barrera del sonido.

Yeager, de estudiante a piloto de pruebas

Foto: Glamorous Glen III, el avión que le dio más “victorias” a Yager. Wikimedia Commons

Advertisement

Charles Elwood “Chuck” Yeager nacía un 13 de febrero de 1923 en Myra (Virginia). Con 16 años tuvo su primer acercamiento al entorno militar, pasaría los veranos de 1939 y 1940 en la Citizens Military Training Camp en Indiana. Un año después, en junio de 1941, se graduaría de la secundaria en Hamlin para finalmente alistarse como soldado raso en las Fuerzas Aéreas del Ejército de Estados Unidos el 12 de septiembre de 1941.

Su llegada al ejército, con tan sólo 18 años, no le permitió el acceso a los entrenamientos de vuelo. La temprana edad y la carencia de estudios universitarios le negaban la puerta de entrada al sueño de Yeager. La suerte le sonreía dos mese mas tarde, momento en el que Estados Unidos entra en la Segunda Guerra Mundial y decide cambiar el reglamento y las normas de acceso.

Es justo en este momento cuando Yeager comienza a destacar, principalmente por tener una visión inusualmente aguda, un privilegiado del que, leyenda o no, se decía que era capaz de disparar a un ciervo a más de 500 metros de distancia. Esto y un talento natural como piloto permitió que finalmente lo aceptaran como piloto de pruebas. Según podemos leer en su web, donde hay pasajes de su biografía:

Advertisement

Poseía una agudeza visual de 20/10, una tremenda coordinación física, y una extraña habilidad para mantener la concentración en situaciones de estrés. Estas características junto a una vena competitiva y su comprensión de la maquinaria fue lo que llamó la atención de los instructores.

A partir de aquí se podría decir que su carrera militar fue de ascenso en ascenso. En marzo de 1943 pasa a ser oficial de vuelo en Luke Field (Arizona) tras graduarse de la clase 43C. Se le asigna el Grupo de Combate 357 en Nevada como piloto de combate (con el Bell P-39 Airacobra) y finalmente es enviado a Europa el 23 de noviembre de 1943.

Volando por Europa 270 horas

Foto: Yeager en el Bell X-1. Wikimedia Commons

Advertisement

La primera parada en el continente de Yeager fue Reino Unido, concretamente en el aeródromo de la RAF en Leiston volando con el P-51 Mustang. Debido al gran número de acontecimientos que se sucedieron en los siguientes meses resumiremos los más importantes de una etapa, la WW2, en la que contabilizó hasta 64 misiones de combate durante 270 horas:

  • A bordo de los aviones, las primeras siete misiones se contaron todas como victorias.
  • A la octava llegaría su primera “derrota”, caía derribado en Francia un 5 de marzo de 1944, aunque pudo escapar vivo y huyó a España a finales del mismo mes gracias a la ayuda de la resistencia francesa.
  • Durante el tiempo que estuvo en contacto con la resistencia (Maquis) Yeager ayudó a la construcción de bombas. Además, en su huida al cruzar los Pirineos condujo a otro piloto que había perdido la pierna, circunstancia que le valió más tarde la condecoración estadounidense de la Estrella de Bronce por su heroísmo y servicios.
  • Al año siguiente, en mayo de 1944, regresa a la base en Reino Unido y se produce un hecho inusual. Aquellos pilotos escapados, los llamados “evasores”, no podían volar en territorio enemigo para no comprometer las misiones. Con Yeager se produce una excepción y se reincorpora al combate.
  • Yeager sería también el primer piloto de su grupo en ser lo que se denomina como “as en un día” (o as de la aviación), un reconocimiento dado a aquellos aviadores militares que tienen acreditado el derribo de cinco o más aviones enemigos en un solo día o misión.
  • No sólo eso, el piloto consiguió dos de estas victorias sin disparar. Lo logró una vez que estaba en posición de tiro contra un Me 109 alemán. Este último, al situarse como blanco, se puso nervioso y giró bruscamente, lo que provocó el choque con otro avión alemán.

Al acabar la Segunda Guerra Mundial al piloto se le contabilizarían de forma oficial más de 11 victorias. Fue ascendido a capitán poco antes de terminar el conflicto y su última misión data del 15 de enero de 1945. Finalmente en el mes de febrero regresa a Estados Unidos y pasa a formar parte del Wright Field como piloto de pruebas de naves reparadas.

Rompiendo la barrera del sonido y otros récords

Foto: Barrera del sonido. SVSImagery / Shutterstock

Advertisement

En esta etapa se produce el hecho por el acabaría siendo mundialmente famoso. Tras la guerra y una vez comenzado su trabajo en la USAF como piloto de pruebas, recibe una oportunidad que se da una vez en la vida. Debido al gran número de horas de vuelos, reconocimientos y experiencia adquirida en el tiempo, acaba siendo seleccionado para volar en el avión propulsado Bell X-1 (al que él mismo llamaría Glamorous Glennis en honor a su mujer). Lo hacía en el programa del Comité Nacional Consultivo de Aeronáutica (NACA), el que fuera programa precursor a la NASA donde se investigaban los vuelos de alta velocidad.

Antes de lograr el hito se contabilizaron hasta tres vuelos de prueba en los que el mismo Yeager decía que experimentó problemas para mantener el avión recto, llegando incluso en uno de ellos a perder brevemente el control.

Así pues, un 14 de octubre de 1947 (siempre según la USAF) Yeager se convierte en el primer hombre en romper la barrera del sonido. Lo hacía con el X1 experimental a Mach 1 y a una altura de casi 14.000 metros. Además y según su propia biografía, lo hacía tras romperse dos costillas 48 horas antes. De su biografía podemos rescatar el momento:

Advertisement

El X-1 fue lanzado desde un B-29. A 42.000 pies Yeager aceleró el X-1 rápidamente a 0,98 Mach y luego, a 43.000 pies, la aguja del Machmeter saltó de la escala literalmente. 1.05 Mach.

En cuanto al récord, existe controversia. Y es que se ha dicho que fue el piloto alemán Hans Guido Mutke el primero en sobrepasar la barrera del sonido un 9 de abril de 1945 con un Me 262 volando en picado. También se ha dicho que el primer piloto estadounidense en superar Match 1 fue George Welch con un XP-86 dos semanas antes de Yeager. En cualquier caso la USAF tiene registrado el X-1 de Yeager como el primero en superar la barrera en vuelo a nivel. El hito se mantuvo en secreto y clasificado hasta 1948, momento en el que llegó a los medios y se hizo público.

No fue el único récord. El piloto cuenta en su haber con un gran número de récords de altura. Además, Yeager también sería el primer piloto de Estados Unidos en pilotar el mítico MiG-15, uno de los primeros caza de reacción con alas en flecha exitoso y punto de partida del posterior MiG-17.

Advertisement

Ya en 1953 entra a formar parte del equipo que trabaja con la Bell X-1A, el avión con el que se tratará de sobrepasar Match 2 en vuelo a nivel. Además, antes de que acabara el año sería el copiloto de Jacqueline Cochran en el vuelo donde esta última se convertiría en la primera mujer que rompe la barrera del sonido.

Por si todos estos récords no fueran pocos, en noviembre del mismo año se produce un hecho con el que Yeager pone a prueba su enorme competitividad. La NACA logra un nuevo hito volando por primera vez al doble de la velocidad del sonido. Yeager decide batirlo, y obviamente lo consigue.

Accidente y fin a una carrera de hitos

Tras la apertura de su propia escuela de pilotos en la USAF, un lugar donde entrenaría a astronautas de la NASA y a pilotos de la propia USAF en 1962, el hombre récord tiene un accidente sobre un F-104 Starfighter, lo que a la postre le supuso poner fin a nuevos intentos de récords. No así a su carrera militar que continuaría en Vietnam.

Advertisement

Finalmente y tras una vida entera dedicada, un 25 de febrero de 1975 se produce el último vuelo al servicio en activo. Lo hace a los mandos de un F-4C Phantom II, aunque luego continuaría como piloto de pruebas para la NASA y la USAF durante décadas, además de asesor en la Base de la Fuerza Aérea de Edwards (California).

Yeager, quién actualmente reside en California, llevaría a cabo un último vuelo oficial en las Fuerzas Aéreas. Sería el 14 de octubre de 1997 con un F-15 Eagle a Mach 1 celebrando el 50ª aniversario de su histórico vuelo (el vídeo con el terminamos pertenece al 65ª aniversario del récord, con Yeage a los 89 años edad). Así se ponía fin de forma oficial a la carrera de, probablemente, uno de los mejores pilotos de todos los tiempos. Un hombre que, por cierto, jamás tuvo miedo:

El cielo no es un buen sitio para tener miedo, no hay tiempo para esas cosas. Si tienes miedo pierdes segundos que te pueden salvar

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)