Los haces de luz de alta intensidad pueden ser muy potentes, pero se dispersan a medida que avanzan. Ahora, un grupo de científicos franceses y griegos han demostrado teórica y empíricamente la posibilidad de crear un haz de luz, llamado haz de disco de Airy, muy parecido a una bala por su forma e intensidad. Sus aplicaciones en medicina, aseguran los investigadores, prometen.

La investigación se ha publicado recientemente en Nature Communications y puede suponer un avance en áreas como cirugía o aplicaciones industriales. En el estudio, los científicos han logrado demostrar cómo los haces de disco de Airy se pueden transformar en balas de luz.

Un haz de Airy (nombrado así por George Biddell Airy, astrónomo y matemático que describió la curvatura de la luz en un arcoiris) es un tipo de haz de luz que forma una especie de parábola a medida que se desplaza en el aire. En 2011 se demostró en un experimento que este haz podría tomar forma de disco, pero ahora otros científicos han demostrado además que se puede transformar en una onda de alta intensidad con forma de bala capaz de avanzar en forma compacta mucha más distancia de la que se creía.

En el gráfico debajo se compara el haz de disco de Airy (el 3º) frente a otros dos tipos de haces Gausianos en los que la compactación e intensidad es mucho menor.

¿Traducido? Los investigadores creen que este tipo de "balas" de luz podrían aplicarse en medicina con láser, para seccionar de forma mucho más rápida y precisa tejidos a extirpar. También podrían aplicarse en la fabricación de herramientas industriales de alta precisión. Nunca es tarde para saberlo. [Nature Communications vía PhysOrg]

Foto: Santitep Mongkolsin/Shutterstock

Advertisement