El objeto más frío que conocemos está en la Tierra, y es obra del ser humano. Se trata de una masa de cobre de 400 kilos cuya temperatura se ha logrado rebajar hasta los -273,144 grados centígrados en el interior de un contenedor criostático durante dos semanas. Solo faltaron 0,006 grados para llegar al cero absoluto en la escala de kelvin, o sea, -273,15 grados celsius. Este es el único objeto en el universo conocido a esta temperatura.

El experimento se llevó a cabo en el Observatorio Criogénico subterráneo para Eventos Raros (CUORE por sus siglas en inglés), en Italia. El grupo de científicos que lo desarrolló incluye expertos de Estados Unidos, China, España y Francia. En estas instalaciones cuentan con el contenedor criostático más grande del mundo, algo así como un refrigerador gigante que se enfría con helio.

Advertisement

Este contenedor necesita llegar a temperaturas muy frías para detectar un proceso llamado doble desintegración beta, que nunca se ha visto en práctica en el estudio de la física de partículas. Es un comienzo para intentar demostrar por primera vez la transformación de antineutrinos en neutrinos a nivel subatómico. Es decir, se podría explicar, por ejemplo, por qué existe más materia que antimateria en el universo.

Durante la doble desintegración beta, los átomos pierden dos electrones y cero neutrinos. Este evento genera una cantidad muy pequeña de energía que eleva la temperatura del contenedor. Cuanto más frío esté el entorno, mejor se puede detectar el cambio.

La estructura del contenedor es algo parecido a una muñeca rusa. Cada segmento hacia el interior del núcleo es más frío que el anterior. El último tiene casi un metro cúbico de volumen y es el que logró alcanzar la temperatura de -273,144 grados centígrados.

Advertisement

Gracias a este experimento, los científicos podrán comenzar a hacer pruebas de la doble desintegración beta y así, intentar resolver algunos de los misterios del universo. Por esta razón, el evento es único en el mundo y supone un importante avance en el estudio de la física de partículas. Se prevé que el CUORE mantenga este equipo en funcionamiento durante los próximos cinco años. [vía INFN]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)