Las briofitas, comúnmente llamadas musgos, son una familia de plantas especialmente resistentes. Sus más de 12.000 variedades proliferan en prácticamente todos los rincones del planeta, incluso en el ártico. Es de esta parte del mundo precisamente de donde procede una muestra de musgo que un grupo de científicos ha conseguido "resucitar" después de nada menos que 1.500 años.

La cifra bate ampliamente el récord del anterior experimento en laboratorio con musgo, que había conseguido rebrotar después de 20 años. El nuevo estudio acaba de publicarse en la revista Current Biology, y es obra de científicos del proyecto British Antarctic Survey, y la Universidad de Reading, en el Reino Unido.

Advertisement

La última vez que este musgo respiró aire puro fue en tiempos del imperio romano. Según Peter Convey, uno de los investigadores del proyecto, el mérito ha sido casi completamente de esta resistente planta. El equipo de British Antarctic Survey tan solo recogió una muestra de sustrato atrapado bajo el hielo, y la mantuvo completamente aislada. Al dejarla en un laboratorio bajo las condiciones apropiadas de temperatura, luz y humedad, la planta simplemente brotó y volvió a crecer.

Tras el éxito del experimento, el grupo de Reading cree que podría revivir muestras incluso más antiguas que llevan miles y miles de años atrapadas bajo el hielo. Su estudio podría proporcionar nuevos datos sobre cómo ha evolucionado el clima del planeta. [Cell Press]