Un grupo de físicos estadounidenses acaba de proponer al gobierno de ese país la creación de una instalación única en el mundo: un cañón subterráneo de neutrinos de 1.287 kilómetros entre Chicago y Dakota del Sur. El proyecto, que costaría mil millones de dólares, es de una magnitud similar al Gran Colisionador de Partículas (LHC) de Ginebra.

La ventaja del proyecto es que no hay que excavar ningún túnel de 1.287 km para construir un acelerador lineal de partículas porque los neutrinos atraviesan la materia. Se trata un tipo de partículas subatómicas especialmente difíciles de analizar. No se ven afectadas por fuerzas electromagnéticas, por lo que pasan a través de la materia sin apenas afectarla. Su masa es tan baja que durante mucho tiempo se creyó que no tenían masa, y exhiben una carga eléctrica neutra.

Advertisement

Durante años, estas partículas fantasma han sido un misterio para la física. La construcción de este cañón subterráneo tardaría 10 años, y permitiría a la comunidad científica estudiar a los elusivos neutrinos durante al menos dos décadas.

Estación de detección de neutrinos que la Universidad de Wisconsin mantiene en Alaska

Advertisement

Aunque, de construirse, sería el más grande, el cañón de neutrinos no es el primero en su clase. El Laboratorio de Partículas de Alta Energía Fermi, cerca de Chicago, cuenta desde septiembre de 2013 con una instalación similar cuyo proyector de neutrinos de 700 kilovatios envía las partículas hacia un detector a casi 10 kilómetros de distancia.

Existen también estaciones de medición de neutrinos provenientes del espacio en la Antártida, y centros de investigación sobre esta partículas como el Laboratorio detector de neutrinos de Daya Bay, en China [AP]

Cañón de neutrinos de Fermilab en Chicago [Foto: Fermilab]

Imagen de portada: tubos fotomultiplicadores en el detector de neutrinos de Daya Bay [Foto: Berkeley Lab]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)