Se la conoce como la "cara" de la Luna o "el hombre de la Luna". Nuestro satélite tiene una enorme cuenca oscura en uno de sus lados en la que muchos adivinan un vago rostro humano. Hasta ahora se pensaba que esa formación era producto del impacto de un meteorito, pero Científicos del MIT han logrado revelar su auténtico origen: una erupción volcánica.

El Oceanus Procellarum u Océano de las Tormentas, que es como se llama esta región, tiene una vaga forma circular de unos 2.896 kilómetros (similar a la anchura de Estados Unidos). Los astrónomos creían que la cuenca se había formado a partir de un gran impacto inicial seguido de otros menores que fueron desdibujando el perfil del original.

Advertisement

Sin embargo, nuevos datos aportados por la misión GRAIL de la NASA han permitido trazar un mapa en alta resolución del Océano de las Tormentas y ha resultado que no es un cráter. Sus bordes irregulares solo pueden haber sido resultado de una masiva erupción volcánica. El flujo de magma no se produjo en forma de un único volcán, sino que llegó a la superficie como una red de diferentes erupciones que, al agrietar la corteza lunar dieron forma a la cuenca actual.

Lo que sigue siendo un misterio es qué activó esa enorme cadena de erupciones. Es posible que, a la postre, el desencadenante fuera un meteorito, pero su rastro ha quedado completamente borrado por la actividad volcánica posterior. [vía MIT]

Foto: NASA/Colorado School of Mines/MIT/JPL/Goddard Space Flight Center

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)