El 13 de abril del año 2036 pasará muy cerca de la Tierra un asteroide llamado Apophis, tanto así que la comunidad de astrónomos no está 100% segura hasta la fecha de que no sea un riesgo para el planeta. Un grupo de científicos rusos ha propuesto una solución: bombardear el asteroide y volverlo añicos.

Apophis (que toma su nombre del dios egipcio de la muerte y la oscuridad) mide unos 50 metros de diámetro, y su trayectoria indica que pasará demasiado cerca de la Tierra como para no hacer sonar algunas alarmas. Por supuesto, de colisionar con el planeta no acabaría con la vida ni nos haría vivir algo como la extinción de los dinosaurios, pero sí ocasionaría un gran daño, sobre todo en países asiáticos y las costas occidentales de América.

Pero la Oficina de Diseños de Cohetes Kakeyev en Rusia tiene un plan bastante peculiar: modificar misiles balísticos intercontinentales para crear un sistema de respuesta rápida ante asteroides como este, y así, de ser necesario, poder enviarle unas cuantas ojivas nucleares y destruirlo.

Dicho de esta forma, el plan no suena tan excéntrico como podría parecer. El hecho es que para realizar un lanzamiento de un cohete tradicional (como los de la NASA o SpaceX, por ejemplo) es necesario prepararlo por semanas e incluso meses. Este tipo de lanzamiento no serviría para realizar una respuesta rápida ante un desvío repentino de un cuerpo espacial.

Advertisement

Advertisement

Un misil balístico intercontinental, en cambio, puede dispararse en cuestión de minutos, y desde diferentes plataformas (incluyendo camiones, bases subterráneas o incluso submarinos).

Ilustración de un camión/plataforma de misil ruso, por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

En una entrevista con el medio de noticias ruso Tass Sabit Saitgarayev, director de este proyecto para Kakeyev, aseguró que de detectar un asteroide horas antes de su colisión, sería imposible tener una respuesta óptima de no ser con un sistema como el que propone, el cual contaría con misiles intercontinentales modificados y llenos de ojivas nucleares listos para volver polvo a estos “invasores” de nuestra órbita.

Es una estrategia interesante, pero no libre de posibles problemas. Por ejemplo, destruir una roca de más de 50 metros de diámetro como Apophis podría resultar en la aparición de miles de fragmentos pequeños que igualmente caerían en la Tierra, pero algo es algo, supongo.

Sponsored

De cualquier forma no sabremos si estaremos libres por completo del rumbo de este asteroide hasta el año 2029, cuando hará su primer acercamiento. De estimar que colisionará con le planeta, la comunidad de científicos se verá forzada a estudiar alternativas y métodos de defensa, aunque dudo que alguna opción sea llamar a Bruce Willis. [TASS News vía Foxtrot Alpha]

Foto de portada: Участник:Goodvint / Wikimedia Commons.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)