¿Cómo saber el estado real de un lugar en el que nadie puede entrar porque es demasiado peligroso? La respuesta a esta pregunta está en las partículas de radiación cósmica. Un grupo de científicos pretende utilizarlas para tratar de radiografiar el reactor de la malograda central nuclear de Fukushima.

No es la primera vez que se utiliza esta técnica. Antes se ha empleado una muy parecida para tratar de crear una imagen de lugares densos de muy difícil acceso como volcanes o la gran pirámide de Guiza. La técnica consiste en instalar detectores de leptones para medir la desviación de estas partículas después de atravesar el reactor dañado. En este caso concreto, la idea provino de científicos del Laboratorio Nacional Los Álamos poco después del tsunami que destrozó la central y provocó la fusión del núcleo, pero se está llevando a cabo ahora.

Los leptones son partículas elementales de la familia de los fermiones (como los quarks) que raramente interactúan con la materia. Cada metro de nuestro planeta se ve bombardeado continuamente por miles de estas partículas procedentes del Cosmos.

Advertisement

El hecho de que atraviesen la materia casi sin interactuar con ella los hace perfectos para utilizarlos en una especie de radiografía y medir cuánto uranio se ha salido exactamente del reactor sellado de Fukushima y así afrontar con más datos las labores de limpieza y de contención de la radioactividad que emana de la central. En las imágenes podéis ver un par de momentos de la instalación de los detectores de partículas. Si todo va bien comenzarán a operar esta misma semana. Tras estas líneas, un vídeo elaborado por el Laboratorio Nacional Los Álamos y Toshiba explica cómo funciona el procedimiento que están poniendo en marcha ahora. [TEPCO vía Motherboard]

Fotos: TEPCO

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)