Las artes marciales son parte de la cultura milenaria de Japón, pero en estas épocas modernas más que peleas de sumo y karate tenemos torneos de combate protagonizado por... robots. Recientemente se llevó a cabo el Campeonato Tsukuba Capio Cyberdyne Arena, y fue tan emocionante como divertido.

El torneo fue organizado por Robo-One y se inscribieron cientos de participantes, que después de una fase inicial de calificación por diseño y características físicas del robot fueron reducidos a 120 competidores. Las condiciones principales para participar es que el robot pesara menos de 3 kilogramos y fuera bípedo.

Advertisement

Advertisement

Antes de enfrentarse cara a cara en el ring los robots tenían que superar una prueba de destreza y habilidad, la cual consistía en correr una distancia de 4.5 metros en menos de un minuto. Un robot llamado Frosty fue el vencedor de esta prueba, logrando completar la distancia en menos de 5 segundos.

Después de esta prueba fueron eliminados casi la mitad de los participantes y finalmente solo 49 calificaron para combatir en la arena.

Las luchas consistían en tumbar al contrincante y ganar puntos, y eran pura adrenalina... o quizás no tanto, pero de cualquier forma eran todo un espectáculo.

La final se llevó a cabo después de dos días de lucha y competencia, y en ella participaron un robot llamado Gargoyle KID y otro llamado Leghorn, que por alguna razón tenía aspecto de pollo con camisa hawaiana.

Advertisement

Sponsored

El vencedor fue Gargoyle KID y su dueño (¿entrenador?) además del trofeo se llevó la módica suma de 500.000 Yens japoneses, lo que equivale a casi 4.500 dólares al cambio.

Esta clase de cosas, sin lugar a dudas, son las que hacen a Japón tan único y especial. [Robo-One vía Motherboard]

La emocionante final entre Leghorn y Gargoyle KID:

Algunas otras peleas bastante reñidas y... ¿emocionantes?

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)